Las familias catalanas puntúan con un 6,2 la educación y el 56,5% quiere más innovación

Contador
M. Nadal y I. Palac
EUROPA PRESS
Publicado 11/04/2018 14:17:39CET

   La satisfacción disminuye en función de las notas y ven central la motivación por aprender

   BARCELONA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las familias catalanas han puntuado con un 6,2 la educación en Catalunya, y un 56,5% quiere más innovación en los centros de sus hijos, según la primera edición del Edubaròmetre sobre la confianza de las familias en el sistema educativo actual, impulsado por la Fundació Jaume Bofill con una muestra de más de 5.000 familias de todas las etapas educativas obligatorias realizada entre mayo y julio de 2017.

   En rueda de prensa, el director de la Fundació Bofill, Ismael Palacín, y la directora de Investigación, Mònica Nadal, han explicado que las familias valoran el centro de sus hijos con un 6,6, y que su puntuación sobre el sistema educativo es la misma que la del Edubaròmetre de los docentes, publicado hace un mes, y que "revela que familias y profesores tienen una visión compartida", además de un mayor deseo de innovación en el sistema.

   Nadal ha destacado que el 53% de las familias considera prioritario que la escuela aborde la motivación por aprender por encima de una buena preparación académica (24%) que, a su entender, es una competencia que se da por sentada respecto al colegio, y ha enfatizado que ven el saber convivir y los valores como a aspectos esenciales para que a sus hijos "les vaya bien en la vida".

   Aunque, también ha reconocido que las prioridades en la educación varían en función del nivel de estudios: el 42% de los padres con formación superior ven esencial la transmisión de creatividad y espíritu crítico en la escuela, y la mayoría de padres con estudios obligatorios o inferiores priorizan la buena preparación académica.

   La diferencia de prioridades también se da respecto al tipo de centro: las familias de centros públicos se decantan por la creatividad y el espíritu crítico, y las de las escuelas concertadas o privadas valoran más los hábitos de trabajo y el esfuerzo.

MENOS SATISFACCIÓN EN FUNCIÓN DE LAS NOTAS

   A pesar de estas distinciones, Nadal ha remarcado que en el conjunto de las familias se considera que los centros contribuyen en un 3,5 sobre 5 a que sus hijos alcancen los distintos objetivos escolares, y que las familias que tienen hijos con dificultades en los estudios son las menos satisfechas: un 45% de ellas ve nula o insuficiente la capacidad de la escuela a la hora de motivar a sus hijos.

   Estas familias también suspenden la escuela en orientación y acompañamiento (4,5), en la manera de enseñar (4,4) y en el nivel de exigencia (4,7) y, por otra parte, aprueban aspectos como el clima de convivencia en el centro (5,8) y la relación entre docentes y familias (4,7).

INFANTIL, LA MÁS VALORADA E INNOVADORA

   Nadal también ha explicado que el 66% de las familias, es decir dos de cada tres, considera que la educación recibida es bueno o muy buena, y que la segunda etapa de Infantil tiene la valoración más alta con un 7,4 respecto a secundaria, con un 5,8 de satisfacción; cifras que parecen guardar relación con el nivel de innovación en dichas etapas: infantil obtiene un 7,4, primaria un 6,8, y secundaria un 5,9.

   Respecto a la innovación, las familias querrían un nivel de 8 y actualmente perciben uno de 6,6: un 56,5% de las familias desean más innovación en su centro, un 20% considera que ya es aceptable, y un 23,5% la querrían menor; cifras que coinciden con la demanda de mayor innovación por parte de los docentes, que era de un 64%.

   En este sentido, la encuesta revela que la mayoría de familias no han visto ninguna mejora en el sistema educativo en los últimos tres años, el 48% cree que está igual pese a los recortes, el 28,4% que ha empeorado, y el 23,4% que ha mejorado: "Creemos que los docentes han amortiguado los recortes", ha señalado Nadal.

   Respecto al futuro, el 45,9% de las familias consideran que el sistema educativo catalán mejorará de aquí a tres años, un 34,6% cree que será igual, y un 14,9% vaticina que empeorará.

"LAS FAMILIAS NO PASAN"

   Nadal también ha remarcado que la encuesta ha demostrado que "la mayoría de familias no pasan de los estudios de sus hijos y se preocupan por su aprendizaje": un 93% habla diariamente con sus hijos sobre el día a día en el colegio, el 60% afirma leer y hablar con ellos de libros y de temas diversos, y el 45% dice ayudarlos diariamente con los deberes.

   "Cada vez tenemos familias más instruidas que son más exigentes con el sistema educativo, y por eso abrazan los cambios pedagógicos del futuro y se implican en el desarrollo de sus hijos", ha concluido Palacín, que también ha explicado que ya se ha empezado a preparar una segunda edición del Edubaròmetre con preguntas distintas y más concretas.