Fàtima Llambrich disecciona en un libro el caso de Ramón Laso, primer condenado por homicidio sin cadáver

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Libros

Fàtima Llambrich disecciona en un libro el caso de Ramón Laso, primer condenado por homicidio sin cadáver

La periodista Fàtima Llambrich, autora de 'Sense Cadàver'
EUROPA PRESS
Publicado 16/10/2016 12:09:34CET

BARCELONA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La periodista Fàtima Llambrich aborda en el libro 'Sense Cadàver' (Ara Llibres) el caso judicial de Ramón Laso, condenado a 30 años de prisión por matar en 2009 a su pareja y su cuñado en Tarragona sin que aparecieran sus cadáveres, ni restos biológicos, sin testigos ni confesión, y recoge la investigación de los Mossos d'Esquadra que le llevó a la cárcel.

El libro de Llambrich, que sale a la venta en las librerías este lunes, se basa en una cincuentena de entrevistas en prisión con Laso, que ya fue condenado por matar en 1988 a su esposa y su hijo de seis años, en las que ha ido buceando en la psicología y la cotidianidad de un hombre con "rasgos psicopáticos" que mataba a las personas que se entrometían en sus aventuras amorosas.

En una entrevista de Europa Press, la periodista de TV3, también licenciada en Criminología, Máster en Seguridad y Prevención y posgraduada en técnicas de Perfilación Criminal, ha explicado que el libro no busca definir a Ramón Laso, sino aportar al lector todos los elementos relevantes para que lo conozca por sí mismo, y que él es "el hilo conductor" de una historia que quiere abordar cómo son el sistema judicial y la investigación criminal.

"¿Cuál es el Ramón que yo quiero que veas? El Ramón que se aproxime lo máximo posible al que tú te hubieras encontrado si hubiera sido tu vecino, no el que te hubieras encontrado con el cartelito de prisionero", derivado de un caso tan mediatizado.

En 2009, Ramón Laso mató a su pareja Julia Lamas y a su cuñado Maurici Font porque mantenía relaciones con su cuñada Mercedes Lamas, para tener vía libre para continuar con esta relación, y fingió haberles visto huir juntos, aunque jamás se encontraron los cadáveres pese una minuciosa investigación.

¿Tú crees que algún día aparecerán los cuerpos? "No, no", zanja Fàtima Llambrich, lo que para ella es una victoria de la Unidad de Mossos al haber conseguido que se le condene y para las familias en situaciones similares --"Aquí se abre camino"--, pero algo que pesa mucho para la familia de Lamas y Font.

Llambrich desgrana en su libro la complejidad de las pesquisas que realizó la Unidad Central de Personas Desaparecidas de los Mossos, que consiguió convencer al Jurado que juzgó a Laso en 2014 de que, pese a que no había cadáver, los crímenes existieron.

Para ello, se basaron en la denominada prueba indiciaria, logrando probar que Julia Lamas y Maurici Font estaban muertos y que el autor material era Laso: la clave, el teléfono desde el Laso que llamó al 'Diari de Tarragona' haciéndose pasar por su cuñado para simular que estaban vivos y que no querían que les buscaran.

ENTREVISTAS EN PRISIÓN

El libro combina los pasajes sobre los entresijos de la investigación con las impresiones personales que han suscitado en la autora sus visitas a la cárcel desde 2012, además de las entrevistas a los principales protagonistas.

Sobre sus encuentros, Llambrich explica que se ha involucrado mucho pero desde el principio ha marcado una distancia con Laso, con quien la relación se ha fundamentado en la respuesta que ella le dio a la pregunta '¿Tú me crees?': "Yo te respeto".

Además, aporta al lector las reflexiones personales que Laso fue anotando en varias libretas, en las que se ve a un hombre obsesionado con ser víctima de una injusticia pero que, en algunos pasajes, llega a afirmar: "Yo soy de una forma que a veces no sé si soy demasiado bueno".

"Él no cambia el discurso, el discurso es éste: es inocente y no entiende cómo se le ha condenado, y ya está, no cambiará", resume la autora.

Llambrich repasa en su libro otros casos de homicidio sin cadáver como los de Marta de Castillo --donde hubo confesión-- y José Bretón, en el que se hallaron restos biológicos, y se hace la pregunta que deja abierta: ¿Cuántas desapariciones son homicidios encubiertos?".

En el libro, en definitiva, Llambrich da una respuesta a la pregunta que tantas veces le formula Laso en sus entrevistas: 'Si no hay cuerpo, dígame usted, ¿dónde está el delito?' y concluye con una dedicatoria en forma de homenaje a las cuatro víctimas: Lolita, Dani, Maurici y Julia.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies