La fiesta de la Patum de Berga empieza hoy, marcada por el debate pirotécnico en Europa

Actualizado 10/06/2009 13:05:34 CET

BARCELONA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) - La población barcelonesa de Berga acogerá desde hoy y hasta el 14 de junio la celebración popular de la Patum, fundada a finales del siglo y declarada por la Generalitat fiesta tradicional de Interés Nacional. La organización podría verse obligada a modificar aspectos de la fiesta el año que viene en función de cómo se resuelva el debate sobre la pirotecnia en Europa.

Hoy al mediodía, al ser el miércoles anterior al jueves de Corpus, el 'tabal', que hace de pregonero de la fiesta, y los cuatro gigantes harán la tradicional 'passada' por la ciudad para anunciar a sus vecinos que la fiesta empieza.

A las 20 horas, las figuras místicas de la fiesta, como las mazas, guitas y enanos viejos, saldrán a la calle junto al 'tabal', y en la plaza de Sant Pere harán los saltos correspondientes ante las viviendas de las autoridades locales, para acabar con los 'tirabolts' en dicha plaza y en la de Sant Joan.

Al acto, está previsto que asista el conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, y el director del Centre de Promoció de la Cultura Popular i Tradicional Catalana (CPCPTC) --entidad dependiente de la Generalitat--, Ramon Fontdevila, que admitió en una entrevista reciente con Europa Press que "probablemente haya pequeños cambios" en la Patum a partir del 4 de enero del año que viene, cuando entre en vigor la normativa europea 2007/23/CE.

La Patum "es difícil que se pierda", dijo Fontdevila en alusión a la categoría de Patrimonio de la Humanidad que le concedió en 2005 la Unesco, pero es una "tradición viva" que "no siempre" se ha hecho igual y que a partir del año que viene podría incorporar ciertas modificaciones --quizás cambiar los truenos de pólvora que llevan los niños por aire comprimido--, aunque confió en que "no se tenga que suprimir nada".

"No se pueden hacer 'correfocs' a base de bombetas", avisó en referencia a la Patum infantil, y con la normativa en la mano, en la que se prohíbe el acceso de los menores de 12 años a los explosivos, recordó que en las 'colles' infantiles los niños "no encienden las mechas, solo hacen de porteadores".

La normativa establece, además, que debe haber una distancia de seguridad mínima de 15 metros entre la pirotecnia que se usa en los 'correfocs' y el público, pero según Fontdevila es una medida que no se puede aplicar en estas celebraciones, porque se hacen en calles estrechas de cascos antiguos y, si se trasladasen a un espacio más abierto, "la fiesta se perdería".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies