La filósofa Donatella Di Cesare ve un "problema" que la izquierda no atraiga jóvenes antes de radicalizarse

La filósofa italiana Donatella di Cesare
EUROPA PRESS
Publicado 10/12/2017 12:28:19CET

   Plantea "por qué un adolescente decide matarse para matar o matar para matarse"

   BARCELONA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La filósofa italiana Donatella di Cesare ha reflexionado en un libro sobre el proceso de radicalización de jóvenes yihadistas que cometen atentados, y ha alertado del "problema" de que la izquierda política no pueda atraerlos y evitar que se radicalicen.

   En una entrevista de Europa Press al publicar 'Terrorismo. Una guerra civil global' (Gedisa), la catedrática de Filosofía Teorética en la Universidad de Roma La Sapienza ha considerado un problema que la izquierda no se pregunte "por qué el proyecto de la emancipación y de la liberación ya no tiene éxito" y se radicalicen jóvenes en la periferia de las ciudades.

   Ha planteado que la radicalización es un proceso psicopolítico y que es una gran equivocación no ver esto en el yihadismo: "Ellos tienen un proyecto político, el del neocalifato planetario", pero es un tabú y no se quiere hablar de eso en los medios de comunicación ni reconocerlo como tal, ha dicho.

   "La historia de la humanidad es una historia de la destrucción, pero esta arma absoluta de su propia muerte es algo muy nuevo", y ha sostenido que la sociedad actual tiene el deber de comprender por qué se produce este proceso en jóvenes, lo que no significa justificarlo.

   Di Cesare ve un esquema que se repite en atacantes de ciudades europeas y en los de Barcelona y Cambrils (Tarragona); por ejemplo, que muchos sean hermanos y muy jóvenes, y ha destacado el hiato generacional que se produce, y que se inicia porque "se sienten con una identidad rota, se sienten extraños, excluidos, y para ellos los padres son traidores".

NO HACE FALTA BASE TERRITORIAL

   Los vínculos se limitan a su generación, y a esto se añade la impresión de pertenecer a una comunidad, aunque en este caso es virtual, ya que "el yihadismo no necesita una base territorial; solo una organización nómada".

   Ha planteado la duda de "por qué un adolescente decide matarse para matar, o matar para matarse", ya que se desconoce qué va primero, y, después de examinar en el libro las informaciones publicadas en medios de comunicación, constata que la sociedad europea se pregunta si está en guerra o no.

   "La verdad es que hay una guerra difusa, una guerra intermitente, y una deflagración potencial cada día", con el problema añadido de que no hay frentes ni fronteras, y desconocimiento de quién es el enemigo.

TAMBIÉN "TERRORISMO DE ESTADO"

   "Para los yihadistas no se trata de cambiar el mundo --como plantea tradicionalmente el proyecto de izquierdas--, sino de abandonarlo, de salir del mundo", y ha añadido que en esto la religión también tiene un papel muy grande.

   Di Cesare destaca que el terrorismo hoy no es solo yihadismo, sino que hay otras formas: "Para mí, el terrorismo es también el terrorismo de Estado, y la modalidad en la cual el Estado disfruta el terror, también, con las medidas de seguridad y la cultura del miedo", e incluye España entre los Estados europeos que promueven esta cultura.