La Fontana d'Or de Girona acoge parte del archivo de Agustí Centelles en una exposición

Actualizado 22/10/2010 15:56:51 CET

La muestra vuelve a Catalunya después de la que pudo verse en La Virreina en 2006

GIRONA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La exposición 'Agustí Centelles: las vida de un fotógrafo 1909-1985' recoge la historia del archivo fotográfico de Centelles con más de 250 imágenes de la Guerra Civil y el exilio, protegidas del régimen franquista en Carcasona y recuperadas por el mismo autor en 1976. La muestra se inaugura este viernes y podrá verse en la Fontana d'Or hasta el 30 de enero.

El objetivo principal de la exposición es que, a través de las imágenes del fotoperiodista catalán, se haga un recorrido por la Guerra Civil española, el exilio, el campo de refugiados de Bram y las consecuencias que estos hechos tuvieron en el desarrollo de la vida profesional de Centelles.

Durante la rueda de prensa de presentación de la exposición, el comisario, Miquel Berga, ha reconocido que para él es una satisfacción que cuatro años después de montar la muestra en Barcelona, en La Virreina, ahora ésta vuelva a Catalunya, "aunque con algunos matices". Girona es la segunda ciudad catalana que la acoge, después de Barcelona, pero ha pasado por Madrid, Teruel, París y México.

Berga ha definido a Centelles a través de sus principales calidades: "el talento, el compromiso con la modernidad y su interés por el cinema, y su cámara Leica".

"Centelles ejemplifica una generación, era el gran freelance", ha descrito el comisario, pero tuvo que pasar por diferentes vidas. Se reinventó durante la Guerra Civil, dónde ve como derrotan a su pueblo, después de años fuera vuelve a Catalunya de forma clandestina dónde trabaja como fotógrafo industrial y publicitario, y su última vida empieza cuando muere Franco y recupera un archivo escondido desde hacía 34 años.

Uno de los hijos del fotógrafo, Sergi Centelles, ha asegurado que lo que les ha guiado a seguir con esta exposición es "poner al padre a la altura que se merece", ya que si no hubiera tenido que parar su trabajo por la Guerra Civil, "su nombre nunca habría caído".

La muestra se completa con objetos personales del fotógrafo (su Leica, diarios personales, carnets y otros documentos) y con instalaciones de artistas visuales como Maite Ninou y Quelic Berga, además de aportaciones de David Trueba y Quim Manresa.