Frank Langella reivindica la humanidad de Drácula: "La ignorancia conduce a destruir el que es diferente"

Contador
A.Sala y F.Langella
EUROPA PRESS
Publicado 13/10/2017 13:47:57CET

   Le fascinaría interpretar a Donald Trump, como hizo con Nixon, pero no querría a Harvey Weinstein

   SITGES (BARCELONA), 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El actor Frank Langella, que este viernes recibirá el Gran Premio Honorífico del Sitges - Festival de Cine Fantástico de Catalunya, y conocido por su interpretación de 'Drácula' de John Badham en 1979, ha reivindicado la humanidad, caballerosidad y elegancia del conocido vampiro, destruido por la incomprensión de los demás: "La ignorancia conduce al deseo de destruir el que es diferente".

   En rueda de prensa este viernes, ha explicado que Drácula, que en realidad era una persona con problemas, era visto como malvado por los demás, que no comprendían su necesidad de sangre para sobrevivir, y ha dicho que esta destrucción ocurre a menudo por "gente inculta que no entiende al que es diferente" a ellos y pretenden destruirlo, como pasa con la homofobia, el machismo y el racismo.

   Después de ver interpretaciones anteriores como la de Bela Lugosi y la de Christopher Lee, releyó el libro para buscar qué podía aportar él al papel, y se dio cuenta de que era un elegante héroe gótico, solitario y sin amigos, y sin nadie que comprendiera su problema: "Pude haberme equivocado, pero ése era mi Drácula", y ha añadido que fue un rodaje caótico, estresante y con muchos cambios de vestuario, pero que disfrutó.

   Ha afirmado que disfrutó mucho al interpretar a Skeletor en 'Masters of the Universe', un papel que aceptó porque era el favorito de uno de sus hijos, que tenía cuatro años --que se durmió cuando la vió, ha bromeado--, y que cuando algunas personas le preguntaban por qué lo hacía, si era un actor serio, respondía que precisamente por eso: "Soy un actor serio y me gustan los personajes épicos", que suponen un reto.

   Langella ha hablado con un par de productores sobre la posibilidad de interpretar a Donald Trump --un proyecto de televisión y otro teatral-- y ha bromeado que aunque no sabe si se realizará, seria un reto fascinante, como el de cuando interpretó a Richard Nixon, y ha añadido que, en cambio, no estaría interesado en interpretar al productor Harvey Weinstein.

   Al ser preguntado por este productor, acusado de abusos sexuales por numerosas actrices de Hollywood, ha afirmado que ya sea el siglo XV, el siglo XXI, o cualquier época, "toda crueldad hacia un ser humano está mal, y quien la comete tiene que pagar por ello".

   "Los personajes que he encarnado siempre han sido mis héroes", ha confesado, y ha puesto como ejemplo que cuando tuvo que ponerse en la piel de Nixon observó todos sus movimientos, miradas e incluso cómo transpiraba, en vídeos a cámara lenta, y que la diferencia que tenía éste con otros personajes es que era muy conocido, muy odiado y muy querido.

   Ha relatado que Anthony Hopkins, que también había interpretado al expresidente, se le acercó en unos premios Oscars y le preguntó: "¿No le amas?", y ambos entendieron lo que sentían.

REDES SOCIALES

   A preguntas sobre un nuevo tipo de fama en redes sociales como Instagram y Twitter, y cómo están presentes algunos artistas, ha dicho que no participa en estas plataformas: "Son destructores de magia y misterio", y de la privacidad de las personas, y ha añadido que actualmente se pone el foco en lo que son noticias de última hora y todo tiene que saberse al momento.

   "No hay tiempo para reflexionar, pensar, digerir un evento y decidir cómo te sientes", mientras que él prefiere digerir lentamente la información, lo que también aplica a las relaciones, y ha dicho que le gustan las personas que incorporan misterio, sorpresa e incluso peligro e impredecibilidad.

   Ha reivindicado "la absoluta importancia de la longevidad" y de permitir que las personas y los proyectos se desarrollen con el tiempo, frente a la voluntad de consumir las cosas instantáneamente, ante lo que ha alabado al director del festival, Ángel Sala, porque ha sido capaz de darle continuidad e integridad al certamen, al que ha considerado maravilloso y ha agradecido el premio.

   Nacido en Nueva Jersey en 1938, Langella ha ganado tres premios Tony --de las cuatro nominaciones que ha recibido--, y entre sus galardones cuenta con una nominación al Oscar al mejor protagonista por su papel en 'Frost/Nixon' (2008), aparece en películas como 'Eddie', 'Innocents', 'La novena puerta' y 'El cuerpo del delito'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies