Frederic Amat hace "fagocitar las piedras" de La Pedrera en una muestra

Espacio 'Zoòtrop' de la exposición 'Frederic Amat
EUROPA PRESS
Publicado 20/03/2017 15:26:42CET

Recorre sus múltiples facetas artísticas dialogando con el edificio en 'Frederic Amat_Zoòtrop'

BARCELONA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El artista Frederic Amat hace "fagocitar las piedras" de La Pedrera en una muestra organizada por la Fundació Catalunya La Pedrera que recoge muchas creaciones suyas que todavía no habían sido expuestas y una instalación hecha para la ocasión que evoca las habitaciones originales de la Casa Milà, ha explicado el artista este lunes en rueda de prensa.

'Frederic Amat_Zoòtrop', que abre este martes, no es, según Amat, una exposición, sino "una muestra, sucesión de ámbitos o actos" a lo largo de la planta noble circular de la Casa Milà, girando en torno al patio, en el que se ha instalado un inmenso collar negro creado hace cinco años para un edificio del mismo paseo de Gràcia que tuvo que ser retirado.

Tomando como referencia el zoótropo --el artilugio de los inicios del cine en que al ver girar la imagen parece que esté en movimiento--, como metáfora del "girar de la vida", la exhibición hace un recorrido por las creaciones de Amat en sus distintas facetas: el espacio, la arquitectura, la ciudad y el paisaje, acercándose a una retrospectiva sin serlo.

Está dividida en cuatro espacios muy contrastados entre sí, creando "una única obra en tres actos con un prólogo", según el comisario, Miquel Adrià, a quien Amat ha recurrido por su conocimiento de la obra de Gaudí, ya que el artista quería establecer un diálogo con el edificio, en el que ya ha hecho dos intervenciones: una proyección a partir de la forja de los balcones y otra en el mismo espacio expositivo de la planta noble que llenó de arena.

HÁBITAT ORIGINAL

"El espacio expositivo de la Pedrera es una ocupación de lo que fue el hábitat de la familia Milà. Noté que en él quedaba una presencia de lo que fue en su momento, por eso he recuperado las estancias haciendo un recorrido fantasmagórico. El tiempo coge siempre la forma de la estancia", ha relatado Amat.

Este espacio recrea la ubicación original de las paredes, mediante tabiques transparentes, parecidos a telarañas, presididos por enormes piezas recubiertas de cerámica negra que Amat considera crisálidas y que ha avanzado que están gestando algo que en unos dos meses puede dar sus frutos.

Además, esta intervención "habita la piedra" del edificio, y al tratarse de un espacio de color blanco la luz procedente de la fachada llena el interior, al mismo tiempo que el sol dibuja el perfil del edifico en el espacio, por lo que Amat considera que la exposición sólo se puede ver de día y preferiblemente en primavera.

INTERVENCIÓN NO REALIZADA EN EL LICEU

En los otros tres espacios hay creaciones previas de Amat, aunque muchas no se habían expuesto previamente y otras más son ideas que no se han llegado a materializar: curiosamente --y Amat remarca que es una casualidad-- el último espacio, 'Projectes', en el que se destacan 14 intervenciones suyas en espacios públicos, empieza en 1998 con un proyecto de pinturas no realizadas en el Liceu y acaba con los círculos rojos que quería poner en la fachada del teatro.

Amat ha lamentado el revuelo que provocó la instalación: "Actualmente, no es posible el consenso en el arte. La intervención nace de una estima por la ópera y el Liceu. Todos los que creemos que la fachada está desnuda seguimos con una espina clavada", ha defendido.

La muestra se podrá ver hasta el domingo 16 de julio y estará complementada en los meses de mayo y junio con cuatro visitas comentadas a la exposición que incluirán un breve recorrido por las intervenciones de Amat.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies