La Fundació Miró subraya el vínculo japonés del artista en una muestra de grabados de Shinsui

Maestro japonés practicando una técnica tradicional de grabado
EUROPA PRESS
Publicado 28/02/2018 13:19:48CET

   BARCELONA, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Fundació Joan Miró se ha propuesto subrayar el vínculo del pintor catalán con el arte japonés a través de una exposición de grabados del célebre pintor y maestro Itó Shinsui, icono de una de las principales corrientes de arte gráfico japonés del siglo XX que fascinó a Miró.

   Recién llegado de los fondos del MoMA, el retrato de Miró a Enric Cristòfol Ricart da la bienvenida a la muestra 'Itó Shinsui. Tradición y modernidad', 25 años después de su última visita a la capital catalana, ha celebrado el director de la fundación, Marko Daniel, junto a la comisaria Akiko Katsuta.

   El cuadro de Miró, de 1917, se considera una "gran pintura de su primera época", que incluye un pequeño collage de un grabado de madera japonesa al lado del retrato, y representa los lazos que hay entre el artista catalán y el arte japonés, ha subrayado Daniel.

   La obra de Miró se convierte en acicate de u paseo por la técnica japonesa del 'shin hanga', cuya técnica de grabado con planchas de madera fue recuperada a finales del siglo XIX y durante el siglo XX, pero con una nueva mirada temática hacia la modernidad.

   Miró, que no conoció personalmente a Itó Shinsui (1898-1972), recibió las influencias de esta corriente gráfica, y como muchos artistas de la época coleccionaba estampas que llegaban a Europa, y que él mismo colocó en el retrato de Ricart.

50 GRABADOS

   De entre los 50 grabados que conforman el paisaje de la muestra, Daniel ha enfatizado el contraste que supone yuxtaponer la bidimensionalidad de las telas que visten las mujeres de Shinsui con la perspectiva paisajística de la obra, especialmente evidente en la pieza 'Luna llena de otoño'.

   "Este tipo de juego entre bidimensionalidad y paisaje" es común en la obra de Shinsui, ha remarcado el director, que ha hecho patente una evolución temática de su arte hacia contenidos más conectados con la modernidad.

MUJERES DEL SIGLO XX

   Si bien el paisaje y el retrato femenino imperan en la muestra, las mujeres del final de la exposición dejan de ser descendientes de la corte tradicional imperial, y son mujeres que encajan en la modernidad y el siglo XX, ha observado.

   La exposición es fruto de un proyecto surgido de la larga colaboración entre la Fundació Joan Miró y de Kazumasa Katsuta, uno de los principales coleccionistas privados de Miró de todo el mundo, y del que una parte del fondo se expone de forma estable en la fundación desde 2001.

   Hasta el 20 de mayo, estará abierta esta exposición que quiere profundizar en la sutileza de las relaciones entre la obra de Miró y el pensamiento y arte japonés.