La Fundación Iván Mañero impulsa un proyecto para reconstruir casos de ablación genital

El doctor Iván Mañero y la paciente Aminata
IM CLÍNIC
Publicado 04/02/2015 16:46:15CET

SANT CUGAT DEL VALLÈS (BARCELONA), 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Programa de Lucha contra la Mutilación Genital Femenina (MGF) que la Fundación Iván Mañero desarrolla en España, ha iniciado una nueva fase en la que mujeres afectadas por la ablación pueden optar a la reconstrucción de sus genitales mutilados.

Según ha explicado el propio Mañero este miércoles en una rueda de prensa en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), el 30 de enero tuvieron lugar las dos primeras intervenciones a dos pacientes residentes en España y originarias de Senegal y Sudán que habían sufrido la ablación siendo unas niñas.

"Estas intervenciones han sido posibles después de un trabajo de campo de más de dos años", ha explicado el especialista en cirugía plástica, que ha subrayado que se trata de mujeres a las que no sólo se las había privado de una vida sexual sana, sino que la mutilación les provocaba dolores constantes al realizar ciertas actividades cotidianas.

En este sentido, Mañero ha subrayado la necesidad de difundir este programa para que más mujeres afectadas por la ablación se decidan a dar el paso: "No estamos hablando de una costumbre, se trata de un acto de agresión y de una tortura", ha advertido el especialista.

Asimismo ha explicado que la Fundación dispone de una bolsa de posibles pacientes que todavía no se han decidido a dar el paso "por miedo al rechazo de sus maridos, de su comunidad, o simplemente porque tienen asumido este hecho como algo normal", apunta Mañero.

Para ello, asegura el doctor, es esencial el trabajo conjunto que la Fundación desarrolla con comadronas del Instituto Catalán de Salud (ICS) que identifican las posibles beneficiarias del programa y les ofrecen la ayuda cuando éstas se ven preparadas para asumir una intervención.

El coste de estas intervenciones, que suelen durar una hora y media y están valoradas entre 1.500 y 2.000 euros, cuenta con el apoyo de la Obra Social La Caixa y con la del centro de la Fundación Im Clinic, en Sant Cugat del Vallès, que ha ofrecido de manera desinteresada sus instalaciones y su equipo médico.

SENTIRSE MÁS MUJER

La rueda de prensa también ha contado con la presencia de una de las pacientes que han sido operadas por el doctor Mañero, Aminata, quién ha relatado que llegó a España con 15 años para contraer matrimonio con el padre de sus dos hijos.

Ahora, con 40 años y después de separarse de su primer esposo, ha iniciado una nueva relación con otro hombre que la ha apoyado para que dé el paso: "Siento que esta intervención me dejará tal y como debería de haber sido siempre, me hará más mujer", asegura Aminata.

La otra beneficiaria del proyecto es una chica de Sudán, que había sufrido una de las mutilaciones más graves: la llamada circuncisión faraónica, que consiste en la extirpación del clítoris y labios, haciendo luego un cosido de ambos lados la vulva hasta que ésta queda prácticamente cerrada, dejando únicamente una abertura para la sangre menstrual y la orina.

RECONSTRUCCIÓN FÍSICA Y SENSITIVA

Según ha relatado el doctor Mañero, estas operaciones no sólo deben de permitir que las pacientes recuperen la sensibilidad en esta parte de su cuerpo, sino también que el aspecto físico de este órgano sea el normal.

"Mi experiencia en reconstrucciones y cambios de sexo me permite aportar un plus a estas intervenciones de forma que además de recuperar la parte del clítoris que ha quedado enterrada tras la mutilación, también hace posible restaurar el aspecto estético de la vulva y conseguir una apariencia lo más natural posible", aclara este cirujano plástico.

En este mismo sentido, subraya que no todas las mujeres que han sufrido la ablación pueden reconstruirse, pero que muchas pueden ver grandes mejoras en su vida si lo hacen: "Debe partir de ellas, de que deseen eliminar las secuelas de una tradición tan aberrante como esa", afirma.

10.000 NIÑAS BAJO SOSPECHA

Aunque la práctica de la ablación es un delito perseguido en España y en los últimos años se ha intensificado la vigilancia y la lucha contra ésta, Mañero reconoce que hay muchas familias que aprovechan viajes vacacionales a sus países de origen para someter a sus hijas a esta "tortura".

"Desde la Fundación trabajamos en los países de origen desde el ámbito sanitario y, sobre todo, desde el de la educación, formando a los escolares", ha apuntado Mañero, que ha advertido que en Catalunya hay 10.000 niñas con riesgo de sufrir este tipo de mutilaciones y ha recordado a estas familias que se las está vigilando.

El proyecto de la Fundación Mañero nació hace diez años en Guinea Bissau, donde la ablación o MGF afecta al 50% de las niñas y mujeres de entre 4 y 49 años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies