La Generalitat permite a Iberpotash seguir vertiendo en Sallent hasta junio de 2019

Depósito del Cogulló de residuos de las minas de Iberpotash en Sallent
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 12/06/2018 17:04:06CET

BARCELONA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Territorial de Urbanismo de la Catalunya Central de la Generalitat ha aprobado este martes la concesión a Iberpotash de una última prórroga de un año --hasta el 30 de junio de 2019-- para seguir vertiendo en el depósito salino del Cogulló de Sallent (Barcelona).

Según ha informado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad en un comunicado, la empresa productora de potasa ha solicitado una última prórroga del plazo para finalizar las actuaciones que le permitirán trasladar la producción desde Sallent a Súria.

En junio del año pasado, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) autorizó a Iberpotash a seguir vertiendo sal en el depósito del Cogulló hasta el 30 de junio de 2018, con opción a ampliar el plazo a un año más.

La compañía, filial de la multinacional israelí ICL, solicitó al juez mantener la actividad en Sallent más allá del 30 de junio de 2017, cuando acababa el plazo para seguir vertiendo en la escombrera de Sallent en cumplimiento de una sentencia de 2013 del TSJC.

Por cada tonelada de potasa que se extrae de la mina, se obtienen tres de otros minerales y residuos que la acompañan, que ahora se vierten a la montaña.

En esta sentencia firme, el tribunal obligaba al cierre y restauración del espacio que ocupa el depósito salino y exigía una regulación de esta instalación a través de la modificación del Plan de Ordenación Urbanística Municipal (Poum) de Sallent, que la Generalitat aprobó fijando el 30 de junio de 2017 como límite para seguir vertiendo.

Asimismo, el juez obligaba a fijar una altura máxima de la montaña, que la Generalitat estableció entonces en 538 metros sobre el nivel del mar, un límite que ahora ha propuesto reducir hasta 515 metros, lo que el magistrado ha aceptado.

El Govern dio tiempo a la compañía hasta junio del año pasado para construir una rampa que permita trasladar la producción que se realiza en Sallent hacia la mina de Súria, donde ICL pretende ampliar la producción de potasa en el marco del denominado Plan Phoenix con la construcción de una nueva planta de valorización de sal y reducir así los residuos.

Precisamente, la empresa entregó al TSJC el incidente de ejecución de sentencia para una nueva moratoria argumentando problemas técnicos en la construcción de la rampa que debe permitir trasladar la actividad a la planta de Súria, debido a su complejidad.

GARANTÍAS

La compañía acompañó el incidente de ejecución de sentencia con una serie de medidas para hacer "un uso mínimo" de El Cogulló hasta 2019, entre las que figura la construcción de una planta de purificación de la sal extraída de la mina de Sallent para ser comercializada con posterioridad, y conservar aproximadamente 30% de los minerales sustraídos en el subsuelo.

Asimismo, Iberpotash ofreció al TSJC un aval de 3,9 millones de euros equivalente al coste que supondría extraer la sal de la montaña que se verterá en este periodo añadido hasta 2019, y ofreció nuevas garantías para conseguir la moratoria: parar inmediatamente la actividad en caso de incumplir algún compromiso y constituir una comisión con representantes de la empresa, el Ayuntamiento de Sallent, la Generalitat y la asociación de vecinos de la Rampinya, contrarios a que la compañía siga vertiendo en el Cogulló.