La Generalitat restaura el retablo barroco de una iglesia de Riner (Lleida)

Retablo de Sant Jaume dels Tracs, en Riner (Lleida)
GENERALITAT DE CATALUNYA
Publicado 22/02/2018 10:22:15CET

   Es una obra del segundo tercio del siglo XVII de la que se desconoce su autoría

   LLEIDA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Centre de Restauració de Béns Mobles de Catalunya (CRBMC), ha restaurado el retablo barroco del altar mayor de la iglesia románica de Sant Jaume dels Tracs, en Riner (Lleida), una obra del segundo tercio del siglo XVII de la que se desconoce el nombre del escultor y del pintor.

   El retablo se desmontó de la iglesia en octubre del 2017 y se llevó al CRBMC para iniciar la restauración, que comenzó con la introducción de los diferentes elementos que lo forman en la cámara de anoxia durante un mes, con el fin de eliminar los insectos xilófagos, ha informado la Conselleria de Cultura este jueves en un comunicado.

   Toda la madera se ha saneado y se han eliminado las partes debilitadas y descohesionadas del soporte, y se ha hecho un tratamiento de consolidación y de reintegración volumétrica con madera nueva de cedro.

   La actuación principal en la policromía ha sido la fijación de los numerosos levantamientos, la limpieza superficial y la reintegración pictórica, que ha constado en rellenar los blancos de la capa de preparación para conseguir una armonía pictórica del conjunto.

   Finalmente, para el montaje definitivo, este mes de febrero se ha construido una estructura de perfiles metálicos de aluminio anodizado, que lo sujeta por detrás y da, de nuevo, la estabilidad necesaria al conjunto.

   Para prevenir filtraciones de capilaridad del subsuelo a la madera, se ha protegido el basamento con espuma de polietileno de color negro y se ha montado en su lugar, presentándolo de una forma que lo unifica estéticamente.

   El mueble es compacto y lineal: horizontalmente se aprecia basamento, predela y dos cuerpos, y verticalmente tres calles de igual anchura.

   En el primer cuerpo hay tres hornacinas que contienen las figuras talladas en cuerpo redondo de San Isidro, San Jaime y San Pedro Mártir, y en el segundo se ven tres escenas talladas en relieve.

   A la izquierda está representado el martirio de San Jaime con su decapitación, a la derecha un barco comandado por un ángel que traslada los restos del santo por mar, y entre las dos escenas está el Calvario.

   El retablo ya se había restaurado anteriormente en su lugar de origen: se hizo una intervención en la capa pictórica, hacia 1995, pero no en el soporte, y en aquella intervención sólo se fijó, limpió y barnizó la policromía.