El Gobierno abre un concurso de municipios para albergar el Almacén Temporal Centralizado de residuos

Actualizado 29/12/2009 18:18:57 CET

Ascó, Vandellòs y Tivissa (Tarragona) aparecen en las quinielas, según los ecologistas

MADRID/BARCELONA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno abrió hoy la convocatoria pública para conocer los municipios interesados en albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos de alta actividad, que podrán ser "todos" los situados en territorio español, excepto los terrenos que sean considerados "no aptos" por sus propias características geológicas o por las especiales protecciones medioambientales a las que estén sujetos.

Según la resolución del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, publicada hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE), a partir de mañana, los municipios interesados, que podrán concurrir de forma individual o conjunta, dispondrán de un mes para presentarse candidatos y, el que resulte elegido de esta convocatoria pública recibirá una financiación de 6.000.000 euros anuales, cantidad que empezaría a ser cobrada por el municipio o municipios del emplazamiento una vez comience el almacenamiento de combustible.

En Catalunya, la Coordinadora Anticementerio Nuclear de Catalunya (Canc), Ecologistas en Acción y el Grupo Ecologista de Tarragona y el Ebro han manifestado su rechazo a que este cementerio sea albergado por alguna localidad catalana, tras señalar que Ascó, Vandellòs y Tivissa (Tarragona) aparecen en las quinielas.

La Canc recordó recientemente que 61 ayuntamientos de la zona del Ebro y Tarragona --lugar que acoge tres de los ocho reactores españoles en Ascó I, Ascó II y Vandellòs II--, y que representan el 67% de la población en la región, han aprobado mociones oficiales contra la instalación de un cementerio nuclear.

Además, los antinucleares señalaron que siete de los diez consejos comarcales de la demarcación de Tarragona, así como el Parlament en una resolución de marzo de 2008, rechazaron igualmente la construcción de una instalación de este tipo.

Según el concurso, serán consideradas zonas "no aptas" las que formen parte de la Red Europea de la Conservación de la Naturaleza, Red Natura 2000, incluyendo Parques Nacionales, Parques Naturales y otras figuras equivalentes cuya gestión corresponde a las Comunidades Autónomas, los Lugares de Importancia Comunitaria (LICS) y las Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPAS).

También están excluidas zonas protegidas del Ministerio de Defensa, Montes de Utilidad Pública y terrenos que formen parte de la Red Española de Vías Pecuarias, así como áreas en las que existan elementos de interés patrimonial y emplazamientos que requieren que el transporte se lleve a cabo necesariamente por vía aérea o marítima.

El ATC es necesario para albergar la actual previsión de 6.700 toneladas de combustible gastado generado en las centrales nucleares españolas. El parque nuclear español consta en la actualidad de seis plantas atómicas con ocho reactores, a las que se suman la central de José Cabrera en Almonacid de Zorita (Guadalajara), cerrada en 2006, y la de Vandellós I (Tarragona), cuya actividad cesó en 1989 y cuyo combustible gastado se envió a Francia para su reproceso y que deberá volver a España.

Adicionalmente se generarán cantidades de residuos radiactivos que, por sus características no pueden ser almacenados en el Almacén centralizado de Residuos de baja y media actividad de El Cabril (Córdoba).

La instalación llevará asociado un centro tecnológico que facilitará actividades de investigación y experimentación que incluirá las infraestructuras necesarias para el asentamiento de empresas y una inversión prevista de 700 millones de euros.

El proyecto ocupará una extensión total de 25 hectáreas. El ATC es una instalación industrial concebida para el almacenamiento en seco, durante un periodo de 60 años, del combustible gastado y residuos vitrificados de alta actividad utilizando la tecnología de bóvedas y la de naves de hormigón para almacenar el resto de residuos acondicionados.

Su estructura consistirá en un edificio de unos 283 metros de largo, 78 metros de ancho y 26 metros de alto y sus conductos de salida de aire de los edificios de almacenamiento alcanzarán una altura de 45 metros respecto al nivel del suelo. Para ello se necesitará una superficie aproximada de 13 hectáreas.

Por su parte, el centro tecnológico ocupará una superficie de 7 hectáreas en las que se pretende asegurar la disponibilidad de las tecnologías y conocimientos necesarios para la gestión final del combustible gastado y los residuos de alta actividad a través del desarrollo del Plan de I+D y del soporte a otras instalaciones y actividades de ENRESA.

Su actividad se desarrollará a través de proyectos y programas específicos para los que se contará con una serie de servicios básicos, entre los que cabe destacar los laboratorios de combustible, química avanzada, radiactividad y medioambiente, materiales, verificación industrial, así como de medidas de apoyo a proyectos, gestión de datos y servicios generales.

Asimismo, como apoyo al ATC y al centro tecnológico asociado, el proyecto contempla otras infraestructuras para el asentamiento de empresas en una superficie de cinco hectáreas.

LISTO EN ONCE AÑOS Y ACABADO EN CATORCE

Por otro lado la convocatoria explica que el proyecto se desarrollará en tres fases: una inicial de caracterización y preparación del terreno y la construcción de un primer edificio de almacenamiento que durará cinco años; una segunda que comprenderá la construcción del segundo almacenamiento, que estará disponible seis años después del inicio de la explotación de la instalación; y, una tercera etapa en la que se construirá el tercer edificio de almacenamiento, que estará listo 14 años después del inicio de la explotación de la instalación.

De este modo, el ministerio que dirige Miguel Sebastián considera que la construcción de las instalaciones empleará un promedio diario de 300 trabajadores, con picos de hasta 500, y que ésta mano de obra será, en un 60 por ciento aproximadamente, del propio entorno local del municipio que lo albergue. A esto se suman las necesidades materiales y de servicios del proyecto que, según este departamento, constituirán "un importante estímulo para la actividad empresarial del entorno en todos los servicios productivos".

En cuanto a los plazos, los municipios dispondrán, en primer lugar, de un mes a partir de mañana para presentar su candidatura. Posteriormente, la Comisión Interministerial encargada aprobará la lista provisional de admitidos y excluidos con las causas expresas para esta clasificación. A continuación, se podrán presentar reclamaciones en un plazo de 10 días, y posteriormente se publicará una lista definitiva de candidatos.

A continuación, dicha Comisión publicará en la página de Internet www.emplazamientoatc.es la decisión y notificará a los municipios solicitantes, así como a la Federación Española de Municipios y Provincias y a las provincias y comunidades autónomas en cuyo ámbito territorial se encuentren los municipios admitidos, así como a aquellas organizaciones y asociaciones con fines relacionados con el objeto del procedimiento (como la Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares), a los que requerirá que formulen las posibles alegaciones en un plazo de 20 días.

Posteriormente, en el plazo de un mes, la Comisión comunicará a los municipios candidatos las zonas excluidas, emplazando a éstos que aporten información sobre alternativas de terrenos para albergar el ATC y el centro tecnológico asociado.

Según el borrador de una Orden Ministerial se estipula una asignación para el emplazamiento del ATC de seis millones que comenzará a ser cobrada una vez que comience el almacenamiento de combustible gastado