El Govern abre ayudas de 250 millones para la construcción y compra de pisos para alquiler social

Josep-Ramon Sanromà (ICF), Pere Aragonès, Damià Calvet y Jaume Fornt (AHC)
EUROPA PRESS
Publicado 14/06/2018 12:52:12CET

Quiere que el parque de vivienda de alquiler social pase de un 2% a un 5% en 15 años

BARCELONA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Institut Català de Finances (ICF) y la Agencia de Vivienda de Catalunya destinarán un total de 250 millones a la construcción y compra de viviendas para alquiler social con el objetivo de aumentar este parque, que actualmente es de unas 17.000 viviendas.

Así lo han explicado este jueves en rueda de prensa el vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, y el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, además del consejero delegado del Institut Català de Finances (ICF), Josep-Ramon Sanromà, y el director de la Agencia de Vivienda de Catalunya, Jaume Fornt.

En concreto, se trata de una línea de préstamos para financiar la compra de vivienda dotada con 110 millones de euros que tiene como destinatarios a ayuntamientos, entidades sin ánimo de lucro y del tercer sector y promotores sociales, y con ella se prevé ampliar la oferta de alquiler social en Catalunya en 1.800 viviendas.

Fornt ha explicado que la Generalitat ejerce el derecho de tanteo y retracto para adquirir pisos a grandes tenedores a precios asequibles para destinarlos a vivienda social antes de que los compren fondos de inversión para especular, y después los ofrece a entidades sociales.

Para ello, se ha diseñado a través del ICF un sistema de créditos a 25 años y a un interés fijo del 1,25% con un máximo de 80.000 euros --lo que incluye coste de compra y de la rehabilitación--, cantidad que Fornt ha considerado suficiente, incluso para pisos del área metropolitana de Barcelona, ya que ha afirmado que la Generalitat suele comprar viviendas por una media de 50.000 euros.

"Estas viviendas de alquiler social son para toda la vida y las entidades deberán destinarlas prioritariamente a situaciones derivadas de las mesas de emergencia", ha dicho Fornt, que ha indicado que los inquilinos sólo pagarán en estos casos 30 euros al mes.

Cuando los ingresos del inquilino estén 1,86 veces por debajo del Indicador de Renta de Suficiencia (IRSC), la Generalitat también subvencionará la diferencia entre estos 30 euros y los gastos de retorno del préstamo, que serán de un máximo de 420 euros, según Fornt.

Las entidades serán las titulares de estos inmuebles durante 75 años, plazo a partir del cual la vivienda pasará a formar parte del parque público de la Generalitat.

110+140

Además, el ICF activó en abril una línea de 140 millones para financiar la construcción de viviendas de alquiler social destinada a promotores privados y públicos, que deberán actuar en alguno de los 152 municipios con fuerte demanda acreditada según el Plan Territorial Sectorial de Vivienda: "Nuestra misión es la de hacer de banco público de inversiones de Catalunya", ha destacado Sanromà.

Estos préstamos servirán para aumentar el parque público de alquiler social en Catalunya en 1.000 viviendas nuevas, que tendrán una media de 70 metros cuadrados y un precio máximo de 450 euros mensuales.

El parque de alquiler social en Catalunya alcanza actualmente un 2%, y Calvet ha indicado que la Generalitat quiere que esta cifra aumente hasta situarse en un 5% en un plazo de 15 años, para lo que ha pedido la colaboración del resto de administraciones y también del sector privado.

"Vamos a consolidar una inversión que permanecerá en el tiempo y tendrá un retorno muy largo para el conjunto de la ciudadanía", ha puesto en valor Aragonès.