El Govern comprende que el nuevo obispo de Lleida necesita al menos 100 días antes de hablar del arte sacro

Actualizado 13/10/2008 12:38:13 CET

LLEIDA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El delegado de la Generalitat en Lleida, Miquel Pueyo, aseguró hoy que comprende que el nuevo obispo de Lleida, Joan Piris, necesite al menos 100 días antes de hablar de las piezas de arte que el Obispado de Barbastro-Monzón reclama al de Lleida. "Si cuando un político accede a un puesto de responsabilidad se le da un margen, él también lo tiene que tener", afirmó Pueyo al término de la visita que le hizo Piris, que tomó posesión de su cargo el 21 de septiembre.

El delegado agregó que Piris necesita un periodo para ponerse al corriente, para informarse, para recibir todos los puntos de vista diferentes, y dijo haberle manifestado "la mejor disposición por parte del Gobierno de la Generalitat no sólo a facilitarle información sino a buscar vías de diálogo".

Pueyo también explicó a Piris que él entendía que los conflictos no se resuelven ni con la victoria absoluta de unos ni de otros, y que, por difícil que sea, la única vía razonablemente posible es la del diálogo, aunque reconoció que es complicado.

"El diálogo es extremadamente difícil, si no fuera así ya habría habido resultados", dijo Pueyo, que para sintetizar la posición catalana contó a Piris que él mismo tiene antecedentes aragoneses, que las relaciones entre Catalunya y Aragón no siempre han sido fáciles y que en la zona de la Franja hay un gran número de personas que van de un lugar a otro.

El delegado explicó al obispo que "no hay una frontera, sino un espacio de intercambio en lo personal, en lo sanitario, en lo comercial", y le planteó que "este capital de convivencia es muy importante y que se tiene que salvar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies