El Govern indica a ERC y PSC que "todo" es negociable excepto la consulta

El portavoz en funciones del Govern, Francesc Homs
EUROPA PRESS
Actualizado 27/11/2012 17:54:36 CET

Asegura que el PSC 'a priori' era favorable al derecho a decidir

BARCELONA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Govern en funciones, Francesc Homs, ha indicado este martes a ERC y PSC que "todo" es negociable en las conversaciones que mantengan para configurar el futuro Govern, excepto la celebración de una consulta soberanista la próxima legislatura.

"Estamos dispuestos a hablar de todo, pero hay que hacer una consulta esta legislatura. Es el mandato más explícito que hay del resultado de estas elecciones", ha explicitado en la primera rueda de prensa tras la reunión del Consell Executiu posterior a los comicios del 25 de noviembre, que han derivado en un revés electoral para CiU y ha elevado a ERC a segunda fuerza del Parlament.

Homs ha señalado que CiU está dispuesta a negociar las demandas de ERC en política fiscal, como la 'euroviñeta' --una figura impositiva que deberían abonar los camiones por circular en carreteras-- y también recuperar el Impuesto de Sucesiones pero sólo para los catalanes más ricos, promesa electoral de Artur Mas en 2010 y que su Govern materializó.

En el contexto actual, Homs ha retado a los otros partidos a estar a la altura, ya que la posibilidad de ejercer el derecho a decidir es una "oportunidad histórica" que no puede dejarse escapar, y ha apelado a superar ciertos recelos que han habido entre CiU y ERC, y ha recordado que el PSC 'a priori' era favorable a celebrar una consulta.

"Es tan grande lo que tenemos por delante, es tan mayúsculo, que exige adoptar actitudes diferentes a las tenidas hasta ahora", ha continuado Homs, quien ha insistido que el mandato de los catalanes es inequívoco en este sentido.

Por ello, ha apostado así por conformar un Govern fuerte con la participación de otras formaciones políticas para hacer frente a la crisis, a unos presupuestos "duros" y al proceso de la consulta, pero ha evitado concretar si esto debe traducirse en la entrada de un partido en el Govern o en apoyos explícitos desde fuera.

Si no son capaces de ponerse de acuerdo y no pueden configurar un gobierno fuerte, Homs ha avisado de que se "dificultará" mucho la gobernabilidad y a la hora de defender el proceso soberanista en Europa.

PRESIDENCIA DEL PARLAMENT

"Son las elecciones de una nueva época", ha sostenido el portavoz del Govern en funciones, quien, a la espera de las negociaciones entre partidos, ha asegurado que con los 50 diputados de CiU no pueden dar nada por asegurado, al ser preguntado por si repetirán al frente de la presidencia del Parlament.

Después de que el primer secretario del PSC, Pere Navarro, haya rechazado la posibilidad de entrar en el Govern, en el mismo sentido que el presidente de ERC, Oriol Junqueras, Homs se ha limitado a no avanzar el desenlace de las negociaciones y a esperar a analizar las demandas y propuestas de unos y otros para contrastarlas con las de CiU.

AUTOCRÍTICA

También ha realizado un ejercicio de autocrítica al admitir que la federación no ha conseguido los resultados que esperaba, lo que significa que la campaña electoral diseñada "no ha funcionado"

Pese a todo, ha añadido que no es la cuestión determinante y que el resultado de CiU depende de muchas variables, lo que requiere un análisis sereno y perspectiva temporal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies