El Govern se propone que terrenos de cultivo abandonados vuelvan a ser productivos

El conseller J.M.Pelegrí
EUROPA PRESS
Publicado 17/03/2015 14:52:33CET

BARCELONA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consell Executiu ha aprobado este martes el proyecto de Ley del suelo de uso agrario, que se marca como objetivo que vuelvan a ser productivos terrenos de cultivos que fueron abandonados, mayoritariamente durante los años 80 y 90.

En rueda de prensa, el conseller de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Rural, Josep Maria Pelegrí, ha destacado que el Govern quiere hacer compatible la actividad económica y el desarrollo rural con la protección del medio ambiente, y "favorecer un uso más beneficioso del suelo para la sociedad y los agricultores".

Ha recordado que desde 1993 se han perdido 134.000 hectáreas de cultivos, un 12,15% de la superficie que había aquel año, un descenso que es consecuencia del 'boom' inmobiliario y de la falta de relevo generacional en el sector de la agricultura, entre otros factores.

La voluntad del Govern es intentar recuperar el uso de estos terrenos y "buscar qué forma de protección jurídica puede hacerlo posible", ha dicho Pelegrí, que ha dicho que, según la estadística oficial, en 1980 casi un tercio del suelo de Catalunya tenía uso agrícola --el 32,4% del total--, y este porcentaje en 2013 se situó en el 26,3%.

Por el contrario, la superficie que ocupan los bosques se ha incrementado en más de un 30%, en buena parte por el abandono de la actividad agraria y la presión urbanística del territorio: los bosques eran en 2013 el 60% de la superficie catalana, frente al 41,3% que representaban en 1980.

MOSAICO AGROFORESTAL

Otro de los propósitos que se marca el Govern es que la recuperación de terrenos de cultivo permita crear un mosaico agrícola y forestal que contribuya a reducir el riesgo de incendios forestales: esta medida se dirige especialmente a zonas abandonadas que con el tiempo, se han convertido en bosques.

La ley catalogará los espacios agrarios en función de la calidad de sus suelos, obligará a acompañar las actuaciones que afecten al suelo agrario con un análisis de afectaciones directas e indirectas y un estudio de alternativos.

También se creará un instrumento para dar cobertura legal a la protección del suelo agrario y que permitirá que un profesional, a través del arrendamiento forzoso, ponga en producción terrenos que han sido abandonados.

"No queremos imponer más trabas administrativas, pero si activar el uso del suelo agrario del país", ha destacado Pelegrí, que ha dicho que con esta norma, se quiere dar cumplimiento a los principios que establecen organizaciones internacionales como la ONU y la FAO.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies