Graupera avisa: "No necesitamos a los partidos para montar unas primarias"

Jordi Graupera defiende unas primarias en Barcelona
EUROPA PRESS
Publicado 11/07/2018 13:39:18CET

BARCELONA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El profesor y periodista Jordi Graupera ha avisado este miércoles de que su propuesta de realizar unas primarias abiertas para decidir alcaldable de una eventual candidatura independentista conjunta en Barcelona no está condicionada a la participación de PDeCAT y ERC: "No necesitamos a los partidos para montar unas primarias".

Graupera ha remarcado que los partidos "no tienen derecho de veto" sobre la propuesta de primarias abiertas, ha dicho en rueda de prensa para presentar su libro 'Una proposta per a Barcelona', que recoge la conferencia de marzo en la que lanzó su iniciativa de realizar las primarias.

No descarta seguir adelante con las primarias aunque no se sume ni PDeCAT ni ERC, y ha asegurado: "Estaremos abiertos hasta el último momento a que se incorporen" en el proceso, que por el momento mantienen, aunque lo debatirán en función de lo que ocurra en el momento oportuno.

"Tal vez llegue el momento en que digamos que no vale la pena, o los partidos se acaban sumando, o llega el momento en que diremos que los partidos han dejado de ser útiles", ha añadido, y ha asegurado que por ahora no hay ningún motivo sobre la mesa que les haga detener el proceso, ya que los motivos para impulsarlo están más vigentes que nunca, según él.

Ha avanzado que este viernes se reunirá con el líder municipal de ERC y alcaldable republicano, Alfred Bosch, y durante esta semana también lo hará con Òmnium Cultural y con Moviment Barcelona, con los que cerrará su ronda de contactos, tras las que acabarán de perfilar el reglamento de las primarias, puntos del cual se consultarán a los que han firmado para apoyar su propuesta.

Tras esta consulta a los partidarios de las primarias, enviarán el reglamento a los partidos que las apoyan --Demòcrates, Solidaritat y Reagrupament-- para conocer su opinión, tras lo que lo trasladarán también al resto de partidos independentistas que potencialmente se podrían sumar, para que conozcan calendarios y procesos necesarios para "jugar".

CRÍTICAS A COLAU

Tiene ganas de superar la etapa y empezar a hablar de ciudad y de la mala gestión que ve en el Gobierno de Ada Colau --ha criticado que niegue recortes pero sí plantee reajustes de calendario-- y, sobre si le gustaría reunirse con la primera edil, ha señalado: "Igual se lo propongo. Es la alcaldesa y estamos planteando un movimiento social importante en su ciudad".

Ha sostenido que el catalanismo como ideología de asumir renuncias desde Catalunya para no entrar en conflicto con el Estado ha muerto y que la degradación de la brecha entre quienes defendieron el 1-O y sus representantes políticos va en aumento: "Se intenta vender como política lo que sólo es moralina paralizante", ha aseverado.

Considera que con el 1-O nació una cultura política que continúa creciendo y que cada vez se incorpora más la idea de que quien debe actuar no son los líderes de los partidos sino los ciudadanos, y ha recordado que este sábado se celebra en Granollers (Barcelona) la convención de Primàries per la República, que pretende extender la propuesta a otras ciudades.

Graupera presentará el libro la tarde de este mismo miércoles con el delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, y la exconsellera Clara Ponsatí, que ha escrito el prólogo, en el que defiende "desde el exilio" que los independentistas no pueden fallar en Barcelona, cuyo pleno pide llenar de concejales republicanos.

"Es la medida que Barcelona sea baluarte de la democracia, Catalunya será más libre. Catalunya no será la república que soñamos sin un ayuntamiento republicano en Barcelona", sostiene Ponsatí, que aboga por unas primarias abiertas y dice que los partidos dan excusas, atrapados en servitudes y clientelismos.

Preguntado por si Mascarell se presentará a las primarias pese a ser delegado, Graupera ha dicho desconocer que haya cambiado su posición, y ha dicho que su participación sería positiva para generar un debate abierto: "Representa la trayectoria política que hemos venido a romper", ha dicho, y ha apostado por que se presente mucha gente y que los debates sean ingobernables.