La Guardia Civil se va de Sant Julià de Ramis tras requisar las urnas del colegio

368831.1.644.368.20171001112559
Vídeo de la noticia
Publicado 01/10/2017 11:25:59CET

SANT JULIÀ DE RAMIS (GIRONA), 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil se ha marchado alrededor de las 10.30 horas de este domingo de Sant Julià de Ramis (Girona), el municipio de residencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que no ha podido votar en su colegio electoral --lo ha hecho en Cornellà de Terri-- porque más de 50 agentes han requisado el material de votación.

Los agentes antidisturbios de la Guardia Civil han llegado al pabellón municipal de Sant Julià de Ramis alrededor de las 9 horas, cuando ya se habían constituido las dos mesas electorales y se habían colocado las urnas.

Después de varias cargas contra los vecinos que bloqueaban la entrada del pabellón desde la madrugada --junto a un tractor que estaba estacionado también en la entrada-- y tras romper la puerta de cristal, los policías han conseguido acceder al interior de las instalaciones, y media hora más tarde han salido con las urnas requisadas.

Centenares de personas han seguido a los agentes de la Guardia Civil en su marcha hasta la salida del municipio, mientras coreaban lemas como 'Votaremos', 'Las calles serán siempre nuestras','Vergüenza' y cantaban canciones como 'Els segadors', 'Passi-ho bé' de La Trinca, y los han despedido al grito de 'Nos vamos a votar'.

Los agentes han realizado un cordón para facilitar la salida de los vehículos, una veintena, que tenían estacionados cerca del pabellón, y los vecinos los han seguido hasta que los últimos policías han subido a los coches.