La Guardia Urbana de Barcelona impulsa una prueba piloto contra hurtos reiterados

Miquel Buch y Ada Colau presiden la Junta de Seguridad Local
EUROPA PRESS
Publicado 13/06/2018 13:53:02CET

Colau y Buch garantizan la "máxima colaboración" en su primera Junta Local de Seguridad

BARCELONA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Urbana de Barcelona está realizando una prueba piloto para que en los atestados por hurtos de personas que los practican habitualmente conste que se trata de una práctica reiterada, con el objetivo de que los hechos puedan adquirir una relevancia penal y no sólo una sanción ni queden impunes.

Lo ha anunciado la alcaldesa, Ada Colau, junto al conseller de Interior, Miquel Buch, en rueda de prensa tras la primera Junta Local de Seguridad del nuevo Govern de Quim Torra, en la que han abordado junto a representantes de cuerpos policiales estrategias contra los hurtos y también el narcotráfico y la venta ambulante irregular, entre otros asuntos.

Colau ha recordado que una sentencia anuló la vía de la multirreincidencia para constatar que una persona reitera el hecho delictivo, y que tratan con la prueba piloto de evidenciar la reiteración delictiva mediante la figura judicial del delito continuado ante "profesionales que acumulan decenas y decenas de hurtos de forma sistemática".

La prueba piloto se lleva a cabo desde hace pocas semanas, para que profesionales de hurtos que se acogen en un delito leve --reciben sólo una sanción-- pasen a tener una relevancia penal al acreditar el hurto continuado, lo que puede conllevar detenciones e incluso meses de cárcel y antecedentes: "Permite acabar con la sensación de impunidad que podrían tener los ladrones".

Colau ha destacado que los hurtos registran una tendencia al alza desde 2017 --un 9% más que el año anterior-- y que el 60% de los delitos en la ciudad están vinculados con los hurtos, lo que ha llevado a buscar nuevas estrategias como esta: "No habrá impunidad en los hurtos ni en ningún otro delito en Barcelona", ha advertido.

Ha destacado que la prueba piloto se está llevando a cabo en coordinación con la Fiscalía y con juzgados, y que confían que con ella puedan "atrapar a esos ladrones muy regulares y muy profesionales que intentan escudarse a nivel judicial en que estos hechos, de forma aislada, no tienen relevancia penal".

RECONOCIMIENTO A FORN

Buch ha criticado que el anterior conseller de Interior, Joaquim Forn, esté en prisión provisional en el centro penitenciario de Estremera, en Madrid, y que no haya podido realizar un traspaso de cartera "normal".

Colau ha lamentado que Forn esté encarcelado: "Está en prisión y creo que no debería estar", ha aseverado, pero ha dicho que, pese a la situación, las administraciones deben funcionar a pleno rendimiento, y que la Junta Local de Seguridad recupera una cierta normalidad institucional, según ella.

"MÁXIMA COLABORACIÓN"

Buch ha reafirmado la voluntad de colaboración absoluta entre las dos administraciones, y ha resaltado que cuando se trata de seguridad "la parte política y la parte partidista quedan en segundo plano", tras lo que ha recordado que hace años que los Mossos d'Esquadra y la Urbana trabajan conjuntamente, independientemente del color político de la Conselleria y del Ayuntamiento.

Colau ha destacado que han abordado asuntos como los hurtos, la venta ambulante irregular y el narcotráfico desde la "voluntad de mantener la máxima colaboración" como con anteriores consellers, porque la seguridad debe estar fuera de partidismos y debe contar con la máxima lealtad institucional gobierne quien gobierne, según Colau.

El conseller ha indicado que la aplicación del artículo 155 de la Constitución ha sido "muy visible en muchos espacios" pero que los agentes de Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y policías locales no han dejado de trabajar para velar por la seguridad, y Colau ha elogiado también esta colaboración pese a las dificultades de la situación.

MÁS EFECTIVOS

Buch ha explicado que, por el momento, no está previsto que se incremente el número de efectivos de Mossos d'Esquadra --se mantendrá el mismo número del año pasado-- y que ya hay un plan de trabajo para este verano, pero ha remarcado que las estrategias de seguridad "no son rígidas" y que pueden adaptarse en función de las situaciones que se produzcan.

Colau ha dicho que, como alcaldesa, su obligación es pedir más recursos y efectivos, pero ha añadido: "A nivel de pie de calle, estoy muy contenta de la profesionalidad y la coordinación. La seguridad está cubierta en nuestra ciudad", aunque algunos asuntos requieran esfuerzos extraordinarios.