Hereu paraliza el monumento de los castellers tras la petición de Trias

Obras Del Monumento De Los Castellers De Barcelona
EUROPA PRESS
Actualizado 26/06/2011 13:45:59 CET

BARCELONA, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Barcelona en funciones, el socialista Jordi Hereu, ha paralizado la construcción del monumento de los castellers después de que el equipo del futuro alcalde, Xavier Trias (CiU), pidiera frenarlo para estudiar ubicaciones alternativas.

Según han confirmado a Europa Press fuentes del Gobierno municipal saliente, que forman PSC e ICV-EUiA, el bipartito ha dado la instrucción de parar las obras, que ya habían empezado en la plaza de Sant Miquel al lado del consistorio, a la espera de lo que decida el nuevo gobierno.

Se trata de uno de los primeros proyectos que el futuro gobierno de CiU ha puesto en tela de juicio, aunque tiene claro que quiere construirlo independientemente de la ubicación por la que acabe optando, según fuentes del nuevo Ejecutivo.

La petición la trasladó formalmente con una carta al gobierno saliente el 17 de junio, sin esperar a la constitución del nuevo consistorio, prevista para el 1 de julio por el retraso que motivó el recurso electoral del PP.

El nuevo equipo de gobierno no descarta ningún emplazamiento, tampoco la misma plaza de Sant Miquel, donde los restos de las termas romanas no impedirían su construcción porque no se verían afectados por el monumento, pero quiere estudiar la ubicación con detenimiento.

El monumento, del escultor Antoni Llena, cuesta unos 600.000 euros a las arcas municipales y estará formado por unas finas ramas de acero entrelazadas que forman una torre cilíndrica y que se elevarán 30 metros, por encima del edificio del Ayuntamiento.

La propia escultura, que se está elaborando en Mataró (Barcelona), está ya muy avanzada, y se está haciendo a trozos para que después sean trasladados y montados.

De su ubicación no sólo ha recelado CiU, sino que ha levantado ampollas entre los comerciantes y vecinos de la zona, que han visto cómo el monumento ya lleva consigo una historia rocambolesca.

El consistorio había iniciado los trabajos a mediados de abril, pero tuvo que retirar todos los elementos de obra un par de días después por no tener todos los permisos, y sólo quedaron como testigos las marcas del ámbito de los trabajos y unos agujeros de prospecciones.

Sin embargo, las obras se retomaron a mediados de mayo en plena recta final de la campaña de las elecciones municipales, y se realizaron las catas arqueológicas, puesto que bajo la plaza hay los restos de las termas romanas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies