El hermano de la niña maltratada en Tarragona debe ingresar en un centro de justicia juvenil por orden judicial

Actualizado 31/08/2007 17:48:00 CET

TARRAGONA, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de menores de Tarragona ordenó ayer el ingreso del joven de 15 años acusado de maltratar a su hermana de 12 en un centro de justicia juvenil, después de que la menor admitiese que él era el agresor. La niña exculpó así a su padre, a quien otro juez de la ciudad ha dejado en libertad tras escuchar la declaración de su hija.

Los hechos se remontan al jueves pasado, cuando un chico marroquí de 15 años llevó a su hermana de 12 al Centro de Atención Primaria (CAP) del barrio de Sant Pere i Sant Pau de Tarragona con múltiples hematomas.

En el ambulatorio decidieron trasladar a la niña en ambulancia al Hospital Joan XXIII, donde constataron que también había sufrido lesiones anteriores y se activó el protocolo a seguir en los casos de maltrato.

Pocas horas después y tras tomarle declaración, el juez de Instrucción número 4 de Tarragona ordenó el ingreso en prisión provisional del padre de los niños, Alibe B., de 46 años y viudo desde hace dos años, como presunto autor de las lesiones.

La niña, que quedó bajo la tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) junto a su hermano, negó en todo momento que sufriera malos tratos por parte de su padre y aseguró que los moratones se los había hecho ella misma.

El martes, sin embargo, el juez volvió a tomar declaración a la menor, quien en esta ocasión admitió que el agresor era su hermano de 15 años. Ante esta situación, el juez decidió archivar las diligencias abiertas contra el padre y dejarle en libertad sin cargos.

Por su parte, tras escuchar la declaración de la víctima la DGAIA optó por separar a los hermanos en el centro donde estaban acogidos hasta conocer la decisión del juez sobre la situación de los menores.

El instructor, finalmente, ha ordenado el ingreso del adolescente en un centro de justicia juvenil, mientras que su hermana seguirá provisionalmente bajo la tutela de la DGAIA. Los menores tienen otros tres hermanos que residen en Marruecos.