El Hospital Arnau de Vilanova de Lleida permite acompañante 24 horas, música y televisión

Hospital Arnau de Vilanova de Lleida
HOSPITAL ARNAU DE VILANOVA DE LLEIDA
Publicado 06/07/2018 17:22:42CET

Posibilita la atención psicológica y espiritual y ofrece una sala de estar para la familia

LLEIDA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida ha presentado este viernes el nuevo modelo de las unidades de cuidados intensivos que ha puesto en marcha para conseguir una atención integral de los pacientes que se atienden, de sus familiares y de los profesionales sanitarios, y que incluyen, entre otras medidas, la posibilidad de tener acompañante las 24 horas, música y televisión.

El centro ha asegurado en un comunicado que ha creado el Grupo de Humanización de los Cuidados Críticos que trabaja de forma multidisciplinar con el objetivo de potenciar y consensuar las medidas más adecuadas que mejoren la asistencia sanitaria desde un punto de vista humano.

La Unidad de Cuidados Intensivos de adultos posibilita que un acompañante habitual pueda estar con el paciente durante las 24 horas, ha ampliado las visitas generales para los acompañantes no habituales hasta casi seis horas y permite la visita de menores de 12 años, previamente consensuada.

Para respetar la intimidad del enfermo tiene habitaciones individuales y da la posibilidad de hacer opacos los cristales con persianas, a la ve que ha mejorado la comunicación entre el paciente, el profesional y la familia con sistemas electrónicos de comunicación aumentada en casos especiales, y con el permiso de un uso responsable de la telefonía móvil por parte de los pacientes.

Las medidas incluyen asegurar el bienestar del paciente con analgesia adecuada y sedación ligera en los casos adecuados y prevenir el delirio, con fomento del sueño nocturno, evitando el exceso de ruido, la regulación de la luz artificial, la movilización precoz y los elementos de entretenimiento y orientación, como fotos, televisión inteligente y música.

También posibilita la atención psicológica y espiritual y ofrece una sala de estar para la familia, con luz natural, sofás, mesas, televisión y café.

En la misma línea, la Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría también ha puesto en marcha una serie de medidas que siguen esta línea de humanización, como evitar el estrés nocivo, como luz y ruidos, por lo que las incubadoras están tapadas y se mantiene un control del ruido ambiental.