El Hospital de Bellvitge acusa a los trabajadores de generar un conflicto por motivos salariales

Hospital de Bellvitge
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 19:06:02 CET

L'HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La dirección del Hospital de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), ha acusado a los sindicatos de aprovechar la puesta en marcha del plan de reducción de camas de verano para generar un conflicto por motivos "laborales y salariales".

En declaraciones a los medios de comunicación, el director gerente del hospital, Alfredo García, ha asegurado que "la situación de la actividad asistencial es de absoluta normalidad", en respuesta a los sindicatos que han denunciado que hay pacientes en urgencias que se tienen que esperar varios días para conseguir una cama e ingresar en planta.

"Lamentamos las distorsiones que se hayan podido producir con los pacientes porque algunos colectivos han superado una línea roja implicando a los pacientes en un conflicto de origen estrictamente laboral y salarial", ha asegurado Alfredo García.

Según el director gerente, el plan de verano es similar al que se realizó el año pasado e implicará el cierre progresivo de camas con un pico máximo de 150 camas en el mes de agosto, coincidiendo con la época de menos demanda asistencial y de las vacaciones de los profesionales.

Por su parte, los sindicatos Catac-CTS, Satse, CCOO, UGT, CGT y Metges de Catalunya cifran el cierre veraniego de camas en 200, y han criticado que el hospital está "al límite" por lo que seguirán movilizándose junto a los pacientes del centro para impedir el cierre de camas.

El presidente de la Junta de Personal, Ramón Montoya, ha dicho que "las listas de espera se han incrementado más del 50%; las urgencias están colapsadas, con pacientes en los pasillos; y los profesionales estamos sufriendo una presión brutal, no damos abasto y hemos dicho basta".

Montoya también ha acusado a la dirección del hospital de amenazar a los pacientes que se niegan a cambiar de unidad con que no serán atendidos, una acusación que el director gerente ha desmentido.

PETICIÓN A LA COMISIÓN DE SALUD

Los sindicatos critican que Bellvitge haya perdido 200 camas desde 2009, mientras que la dirección sostiene que con las 650 camas disponibles actualmente pueden cubrir la asistencia en los momentos de mayor demanda.

La Junta de Personal ha pedido por escrito a la Comisión de Salud del Parlament de Catalunya una reunión para informarles de la situación que vive el hospital.