Iceta (PSC) se compromete ante empresarios a "evitar el desastre económico"

Miquel Iceta (PSC) en el Círculo de Economía
EUROPA PRESS
Publicado 13/12/2017 14:06:34CET

   "El independentismo necesita más tiempo para digerir el fracaso de su operación político"

   BARCELONA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El candidato del PSC en las elecciones del 21-D, Miquel Iceta, se ha comprometido este miércoles ante un centenar de empresarios a "intentar evitar el desastre económico que todos los analistas prevén" si es el próximo presidente de la Generalitat.

   Lo ha hecho en una conferencia en el Círculo de Economía, en la que ha pedido el voto para cambiar "el rumbo de colisión actual y tomar un rumbo de diálogo, negociación y pacto".

   Se ha referido a un informe del BBVA que señala que Catalunya ha pasado de ser la primera en crecimiento del PIB en 2015 a ser la novena este año, y que apunta que, "si la cosa no cambia", el año que viene será la última.

   También ha citado un informe de Esade que ha detectado un freno de las inversiones en la mitad de las empresas y boicots a un tercio, entre otros datos negativos.

   Se ha comprometido a revertir esta situación y dedicarse a "devolver la confianza a la sociedad" a través de más de 20 pactos y acuerdos 'de país' sintetizados en tres grandes grupos.

   Estos tres grupos son un pacto para el crecimiento económico y la dignidad laboral con empresarios y sindicatos, otro con los agentes sociales para definir una "agenda para la igualdad", y un tercero con el Parlament y el mundo local a favor de la regeneración democrática.

   A estos acuerdos debe sumarse un gran pacto de Estado para Catalunya para que la sociedad española sea consciente de que el tema catalán no es menor, para que se reconozcan las singularidades catalanas y su "identidad nacional, sin privilegios pero con un reconocimiento explícito", ha señalado.

   "No se trata de hacer un pacto para contentar a los independentistas, sino para convencer a una amplia mayoría" de catalanes de que no necesitan a independencia para que haya un proyecto de España interesante y beneficioso, ha añadido.

   También ha pedido "que no se utilice el tema de Catalunya como arma electoral" y que se empiece a trabajar cuanto antes para dar respuesta a las 46 demandas que el presidente cesado Carles Puigdemont le trasladó al presidente Mariano Rajoy --a excepción del referéndum de independencia--.

   Iceta ha abogado, además, por promover una mejora de la financiación económica que contemple el principio de ordinalidad, conlleve una quita de la deuda y base su gestión en el consorcio tributario que ya prevé el Estatut pero que todavía no se ha creado.

   Otras de sus propuestas pasan por más inversión en infraestructuras, reconocer la lengua y los símbolos de Catalunya e impulsar una reforma constitucional en clave federal que sea refrendada por todos los españoles.

   Se ha comprometido a no hacer promesas que no podrá cumplir, y ha citado la promesa de la alcaldesa Ada Colau de mejorar la situación de la vivienda y bajar el precio: "Ya se ha visto que no se cumplirá. Es el problema de prometer lo que no se puede cumplir".

RECONCILIACIÓN Y TRANQUILIDAD

   Ante tanta incertidumbre, ha añadido, es urgente empezar a gobernar desde el catalanismo pragmático que ofrece el PSC para reconciliar a los catalanes y darles tranquilidad.

   "Pido el voto a los socialistas, progresistas, catalanistas no independentistas y a la gente que quiere que el 'seny' vuelva a la política catalana", ha destacado.

   Y ha destacado que puede "reconciliar a la sociedad y evitar el desastre económico", preservando siempre la igualdad social y la redistribución de la riqueza para garantizar equidad.

"ESPÍRITU NAVIDEÑO"

   En el turno de intervenciones de los asistentes y al preguntársele por la fractura ideológica en Catalunya, Iceta ha dicho que quiere ser el presidente de todos los catalanes desde el respeto: "Aprovechemos la Navidad para impregnarnos del espíritu navideño".

   Ha explicado que le han criticado mucho por fotografiarse con líderes de Cs y del PP: "Si soy presidente todo el mundo podrá fotografiarse con quien quiera. Mi concepción de la sociedad es radicalmente contraria a toda exclusión".

   Y ha insistido en que Puigdemont abrió la puerta al insulto cuando animó a los ciudadanos a interpelar a los alcaldes contrarios al referéndum: "Quien tiene la máxima responsabilidad debe marcar el camino, y yo soy y seré respetuoso".

PACTOS POSTELECTORALES

   El exconseller de CiU Lluís Recoder le ha preguntado a Iceta por los pactos postelectorales, y el líder socialista ha explicado que el PSC quiere reconciliar el bloque independentista que quiere seguir por el mismo camino y el bloque que forman Cs y el PP, que buscan "revancha".

   "No es momento de pedir a nadie que se arrepienta ni se arrodille. No quiero vencedores ni vencidos, sino reconciliar y tender puentes" y la oferta del PSC es la única que permite avanzar por esta senda.

   Él quiere ser el próximo presidente --no investirá a un independentista ni a la líder de Cs, Inés Arrimadas, ni el del PP, Xavier García Albiol--: "El independentismo necesita más tiempo para digerir el fracaso de su operación política y la otra parte no es transversal".

TENDER PUENTES

   Iceta aspira a unir a ambas partes para que deje de haber una política de bloques, y para ello espera que "las fuerzas no independentistas promuevan la investidura de un presidente no independentistas --él-- con votos a favor y abstenciones".

   Si lo logra, nombrará a un 'conseller o consellera en cap' para que gestione el día a día, y él se centrará en "abrir la negociación con el Estado, desde la lealtad pero sin un cheque en blanco, para llegar a acuerdos y mejoras" para Catalunya.

   Para este proceso de llegar a acuerdos se da como máximo dos años y confía en que podrá lograrlo: "Si no, habremos fracasado y deberemos ofrecer otro camino a los catalanes".

EXHIBE EXPERIENCIA

   Iceta también ha exhibido su experiencia frente a otros candidatos: "Esto es una operación a corazón abierto, así que cojan al más experimentado y no hagan experimentos".

   Asimismo, ha dicho que en todo este proceso "deberán ayudar el PSOE y el PP", y ha bromeado con que si fuera presidente mandaría mucho más en el PSOE.