Iceta: "Yo no me presentaría a unas elecciones que considerara ilegítimas"

Miquel Iceta (PSC) y el constitucionalista Miquel Roca
EUROPA PRESS
Publicado 04/12/2017 11:34:33CET

   Se compromete a ser un presidente honesto y a gobernar por la reconciliación

   BARCELONA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El candidato del PSC en las elecciones del 21 de diciembre, Miquel Iceta, ha dudado este lunes de la credibilidad de los candidatos soberanistas que critican los comicios por haber sido convocados con el artículo 155 de la Constitución: "Yo no me presentaría a unas elecciones que considerara ilegales o ilegítimas".

   Lo ha asegurado en la conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna organizada por 'La Vanguardia', Asociación Española de Directivos (AED) y Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País, que ha sido presentada por el abogado y constitucionalista Miquel Roca.

   "Los independentistas critican mucho el 155 pero todos se han presentado a las elecciones", ha constatado Iceta en alusión a JuntsxCat, ERC y la CUP.

   También ha asegurado que el 155 se aplicó porque no hubo más remedio después de que se proclamara unilateralmente la independencia en el Parlament y que se trata de un mecanismo que está devolviendo la seguridad jurídica en Catalunya.

   Ahora bien, ha defendido que debe abandonarse tras los comicios porque no considera que los independentistas vuelvan a saltarse la legalidad al haber constatado que es una vía que no lleva a ninguna parte: "Con un Govern independentista que no se saltara la ley tampoco habría 155".

   La clave está en el respeto a la legalidad y en no gobernar en base al engaño, como considera que han hecho en los últimos años los independentistas.

   Como contraposición, Iceta se ha comprometido a ser un presidente honesto, dialogante e inspirar tranquilidad: "Diré siempre la verdad. No diré una cosa en público y otra en privado no diré que todo está por hacer y todo es posible porque no es cierto".

   Y ha apelado al axioma catalanista de que 'unidos ganaremos y divididos perderemos', recordando que su programa electoral tiene más de 700 propuestas entre las que hay una veintena de grandes pactos y acuerdos para dotar de "estabilidad y predictibilidad la acción del Govern".

   Para Iceta, el próximo presidente de la Generalitat debe trabajar en base a tres prioridades: la estabilidad institucional y política, la recuperación socioeconómica y "lograr que Catalunya se encuentre cómoda en España".

   Las políticas para conseguir estos tres ejes deben combinarse con un trabajo para "curar la fractura social que requiere abandonar el rumbo de colisión e iniciar el viaje hacia la reconciliación".

   Una reconciliación, ha añadido, que debe lograrse entre catalanes, el resto de españoles, "con Europa y con el mundo económico", teniendo en cuenta las graves consecuencias económicas que ha tenido el proceso independentista.

   Iceta quiere que no haya vencedores y vencidos, sino que todos los catalanes ganen "si todos ceden un poco" para evitar que unos lo ganen todo y otros lo pierdan todo.

   "No se trata de hacer un pacto de Estado para contentar a los independentistas, sino para convencer a una amplia mayoría de catalanes de que no necesitan la independencia" porque hay un proyecto de España más interesante y con más beneficios para todos, ha explicado.

PROPUESTA DE ESPERANZA

   La candidatura del PSC es "una propuesta de esperanza, catalanista, democrática y reformista que interpela a los catalanes que quieren dejar atrás este último tiempo de indignación, sustos e incertidumbre".

   El líder socialista ha llamado a "pasar del engaño a la sinceridad, del lío a las soluciones, de la juerga al 'seny', de la inestabilidad a la estabilidad, de la trinchera a los puentes, de la discordia a la concordia, del austericidio a la justicia social y de la frustración a la esperanza".

   "Catalunya volverá a ser rica y plena, es un horizonte que tenemos al alcance y depende de nosotros", ha destacado, que se ha comprometido a gobernar par lograr grandes pactos y consensos y dejar atrás una etapa de bloques.

   Quiere pactar con el sector empresarial y sindical mejoras socioeconómicas, con los agentes sociales una 'agenda para la igualdad', y con el Parlament y el mundo local un paquete de medidas para la regeneración institucional y democrática.

   Además de estos acuerdos entre catalanes, se ha propuesto "pactar con el resto de españoles para lograr un clima de diálogo y acuerdo", algo que aboga por hacer a través de un 'Pacto de Estado para Catalunya'.

   "Necesitamos una sociedad española que sea consciente de que hay que darle a la cuestión catalana la categoría de tema de Estado" y reconocer las singularidades de la sociedad catalana, su identidad nacional y su vocación de autogobierno, ha detallado.

PROPUESTA ECONÓMICA

   Iceta ha insistido en la necesidad de crear una fiscalidad más justa que pase por la gestión de los recursos propios a través de un consorcio ya previsto en el Estatut, y confía en poder llegar a un pacto con todas las fuerzas para lograrlo.

   Preguntado por la propuesta del lehendakari Iñigo Urkullu de coger el cupo vasco como modelo a explorar para el resto de comunidades, Iceta ha dicho que "si salieran los números, tendría un gran defensor" en él.

   "Hay que encontrar un sistema que sea justo, suficiente, solidario y equitativo", siempre desde la lealtad institucional y respetando el autogobierno catalán, ha añadido.

   Iceta ha explicado que su propuesta económica cuenta con el beneplácito del líder del PSOE, Pedro Sánchez, y que "lo de los barones va por barrios", siendo algunos más favorables y otros más reticentes.

   Preguntado también por posibles pactos electorales, ha insistido en que llegará a acuerdos con aquellos que le hagan presidente y que hagan posible "la receta Iceta: cumplir la ley con diálogo y pacto para solucionar el problema, más autogobierno y mejor financiación".

   Además, sobre la posibilidad de reforzar la seguridad de los candidato constitucionalistas desde las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, ha dicho: "A mi me protegen los Mossos y me siento muy bien protegido".