La ILP para regular las asociaciones cannábicas sigue su trámite parlamentario

Pleno del Parlament
EUROPA PRESS
Actualizado 27/07/2016 17:48:39 CET

BARCELONA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La proposición de ley de las asociaciones de consumidores de cannabis impulsada por una iniciativa legislativa popular (ILP) ha superado este miércoles la enmienda a la totalidad presentada por el PP y continuará su trámite parlamentario.

La ILP, que llegaba a la cámara impulsada por 35 personas que representan el sector del cannabis en Catalunya y el resto de España, y secundada por más de 50.000 firmas, se enfrentaba en el debate a la totalidad a la enmienda de los populares, que se han quedado solos en su defensa.

El encargado de presentar la proposición de ley ha sido el exalcalde de Rasquera (Taragona) Bernat Pellisa, que sometió a votación de sus conciudadanos en 2012 un proyecto de plantación para el autoconsumo de una asociación cannábica de Barcelona.

Pellisa, que defendía el proyecto como impulso económico del municipio, obtuvo un respaldo del 57% en la consulta, pero se había comprometido con no llevarlo adelante y cesar en el cargo si no conseguía el 75% del apoyo ciudadano.

La defensa de la enmienda a la totalidad ha corrido a cargo del diputado popular Alberto Villagrasa, que ha recordado que se pretende legalizar una sustancia prohibida y ha reprochado a los impulsores y a los grupo que la defienden que para que la ley tenga sentido requiere de una reforma del código penal, por lo que considera que a el proyecto de norma supone "empezar la casa por el tejado".

El objetivo de la ILP es establecer el modelo de actividad de las asociaciones y las normas generales para que puedan constituirse, y establecer las normas de cultivo, un registro de control y distribución, y medidas de control higiénico y sanitario.

La iniciativa legislativa popular también recoge un título que incluye programas de prevención de riesgos y de reducción de daños.

ASOCIACIONES

Pellisa ha defendido las asociaciones, que ha cifrado en más de 400 en Catalunya, porque ofrecen "una oportunidad para investigar los efectos nocivos y lesivos" de la sustancia a través de sus bases de datos y también para desmontar algunos de los que se le atribuyen.

El diputado del PSC Raúl Moreno ha acotado a 114 los clubs que hay en Barcelona, ha celebrado que la ILP recoja aspectos relacionados con la salud que considera que tienen que ser incluidos en la ley, y ha exigido que la norma "defienda a los consumidores y acabe con su estigmatización".

El diputado de SíQueEsPot Albano-Dante Fachin ha recordado al grupo popular que la marihuana existe y se fuma, y ha sostenido que su prohibición es más el reflejo de la "hipocresía" que de la realidad social.

El diputado 'cupaire' Benet Salellas ha recordado que su grupo no es partidario de no bloquear ninguna ILP en un debate a la totalidad y ha anunciado que en este caso apoyarán la ley en su tramitación y votación final para "abogar por una cultura de la responsabilidad en la que los ciudadanos decidan qué quieren consumir y cuándo".

Desde la bancada de JxSí, la diputada Alba Vergés, ha reconocido que no pueden defender la ILP al 100% pero se ha abierto a que se debata en la cámara catalana, porque comparten que se regule una actividad que existe: "Nos guste o no".

La diputada de C's Noemí de la Calle, favorable al debate de la regulación y la libertad de los ciudadanos, ha hecho hincapié en la conveniencia de que el texto que se tramite no adolezca de "tachas de inconstitucionalidad: Después del España nos roba. Me temo escuchar algún día 'España no nos deja fumar porros".