El Incasòl destinará 30 millones para ampliar el parque público de alquiler en 600 pisos

El conseller Damià Calvet
GENCAT - Archivo
Publicado 11/07/2018 13:02:37CET

Calvet calcula que este 2018 se podrán adquirir 2.640 pisos por tanteo y retracto

BARCELONA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Institut Català del Sòl (Incasòl) destinará este 2018 un total de 30 millones de euros a comprar pisos propiedad de entidades bancarias, procedentes de ejecuciones hipotecarias, y con estos fondos se prevén adquirir unas 600 viviendas para el parque público de alquiler, integrado actualmente por 18.000 pisos.

Así lo ha dicho el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, en una entrevista a La Xarxa, en la que ha explicado que estas adquisiciones se realizarán aplicando el derecho de tanteo y retracto, o directamente por parte del Incasòl o de la Agencia de la Vivienda de Catalunya, que recibirá parte de estos fondos, ha informado la Conselleria este miércoles en un comunicado.

De hecho, el año pasado el Incasòl ya transfirió 13 millones de euros a la Agencia de la Vivienda de Catalunya que se han destinado a la adquisición de 260 viviendas.

"Tenemos un problema en Barcelona y en el área metropolitana que se está extendiendo a la segunda corona y tenemos que actuar", ha afirmado el conseller, que ha añadido que este año también se prevé comprar 240 pisos adicionales a entidades financieras con los 12 millones que se recaudaron el año pasado con el impuesto a pisos vacíos.

Sumando a esto las 1.800 viviendas que se prevén adquirir gracias al acuerdo entre el Institut Català de Finances (ICF) y la Agencia de la Vivienda de Catalunya, se calcula que este 2018 se podrán adquirir un total de 2.640 pisos por tanteo y retracto.

Desde que el derecho de tanteo y retracto entró en vigor en 2015, la Agencia de la Vivienda de Catalunya ha adquirido un total de 1.098 pisos con una inversión de cerca de 55 millones de euros.

En cuanto a su propuesta de incrementar de tres a cinco años la duración mínima de los contratos de alquiler, Calvet ha dicho que esto se afrontará por dos vías: con un decreto-ley propio para regular algunos efectos como "el precio desproporcionado" y también modificando la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en Madrid.