Jordi Sànchez volverá a aspirar al Govern tras renunciar Carles Puigdemont y Jordi Turull

Pleno del Parlament
EUROPA PRESS
Actualizado 05/04/2018 15:01:09 CET

   El primer paso corresponde a Torrent: ronda de consultas y convocar el pleno

   BARCELONA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El diputado de JxCat encarcelado en Soto del Real desde el 16 de octubre de 2017, Jordi Sànchez, aspirará de nuevo a someterse a un debate de investidura en el Parlament para ser el 131 presidente de la Generalitat.

   La decisión la ha dado a conocer este jueves JxCat tras publicarse tres cartas sucesivamente: una del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, otra del exconseller Jordi Turull, y una tercera del propio Sànchez.

   Puigdemont y Turull han anunciado en sus cartas que renuncian a ser presidentes en favor de Sànchez, que ha agradecido el gesto y ha comunicado su "plena disposición" para aspirar a la presidencia.

UNA "RENDIJA"

   Desde que empezó la legislatura el 17 de enero, JxCat y ERC han intentado investir primero a Puigdemont, luego a Sànchez y después de Turull, pero las tres candidaturas han fracasado por dos motivos: su situación judicial y la falta de apoyo de la CUP.

   Ahora, JxCat intenta de nuevo la investidura de Sànchez porque ve una "rendija" que antes no existía: una resolución del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que, como medida cautelar, exige respetar con plenitud los derechos políticos de Sànchez.

   Sànchez se acoge a esa resolución defendiendo que es de obligado cumplimiento y asegurando que permitir su investidura es una decisión jurídicamente justa y políticamente necesaria: "Es evidente que el Estado español no tiene otra opción que hacer respetar la resolución", esgrime en su carta.

   Para ser investido, debe conseguir una de estas dos opciones: conseguir la libertad condicional o un permiso del Tribunal Supremo (TS) para acudir al pleno de investidura, algo que en su día no consiguió.

   Para lograrlo ahora, su defensa presentó al TS la resolución del Comité de Naciones Unidas, mientras que su grupo parlamentario, JxCat, hizo lo mismo ante el Tribunal Constitucional, con un mismo objetivo: conseguir su investidura.

   En una comparecencia desde el Parlament, el portavoz adjunto de JxCat Eduard Pujol ha confirmado este jueves la candidatura de Sànchez pero ha precisado que no renuncian a poder investir a Puigdemont más adelante en esta misma legislatura: "Era y es nuestro compromiso".

ROGER TORRENT

   Para activar el mecanismo de investidura hay dos pasos preceptivos: el primero, que el presidente de la Cámara, Roger Torrent, abra una nueva ronda de consultas con todos los grupos para constatar si Sànchez es el candidato con más posibilidades de ser investido.

   Si así lo constata, el segundo paso sería convocar el pleno, que solo se podría celebrar con garantías jurídicas si Sànchez logra su excarcelación, ya sea provisional a la espera de juicio o con un permiso para ir expresamente al pleno y luego volver a la prisión.

TONI COMÍN

   Si la justicia permitiera a Sànchez comparecer ante el pleno, sigue siendo una incógnita si el diputado de JxCat tendría los votos independentistas necesarios: tiene los apoyos de JxCat y los de ERC, pero estos dos grupos no pueden disponer con plenitud de sus 66 escaños.

   JxCat tiene actualmente 34 votos en la Cámara --si nadie impugna el voto delegado de Puigdemont, que se ha hecho efectivo este jueves-- y ERC tiene 31 de sus 32 escaños , ya que su diputado Toni Comín está en Bélgica y no ha votado ni ha pedido delegar el voto.

   Si se permite el voto delegado de Puigdemont y si Comín renuncia al acta, JxCat y ERC sumarían así 66 votos, los suficientes para investir a Sànchez en segunda vuelta con 4 abstenciones de la CUP y pese a los 65 votos en contra del resto de la oposición.

Contador