El juez da 20 días a los obispados de Lleida y de Barbastro para posicionarse en el litigio sobre el arte sacro

Actualizado 19/05/2008 21:36:57 CET

LLEIDA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 4 de Lleida ha dado 20 días a los obispados de Lleida y de Barbastro Monzón para posicionarse en la demanda civil presentada por la Asociación de Amigos del Museo Diocesano con el fin de que sea la justicia quien se pronuncie sobre la propiedad de 83 piezas de las 113 que reclama la diócesis aragonesa a la de Lleida, según explicó el letrado de la asociación, Francesc Sapena.

El juzgado, que tiene como magistrado a un juez aragonés, ha admitido a trámite la demanda de la asociación que defenderá la propiedad de las obras con el argumento del derecho de la usucapión, la adquisición de una propiedad mediante la posesión pacífica continuada durante el tiempo previsto por la ley.

Aunque el obispado aragonés reclama 113, la Asociación de Amigos del Museo Diocesano defiende la propiedad sólo de 83 porque el Obispado de Lleida ya ha admitido que las otras 20 las tiene en depósito, no en propiedad.

Mientras avanza el proceso civil, una semana después de que el Tribunal de la Rota Romana comunicara al Obispado de Lleida que no ha admitido a trámite su recurso, el administrador apostólico, Javier Salinas, desconoce aún las razones del alto tribunal eclesiástico para no tener en cuenta la demanda de Lleida.

Según el Obispado de Lleida, el Colegio de Consultores de la Diócesis, que se reunió hoy, todavía no ha podido valorar la decisión del Tribunal de la Rota porque no ha recibido el documento que expone los argumentos jurídicos.

El Obispado está a la espera de que el Consorcio del Museo de Lleida convoque una reunión para estudiar la situación, según el comunicado, en el que apunta también que el Colegio de Consultores "ha hecho un llamamiento a la moderación que temas como este requieren".

LARGO CONFLICTO.

El conflicto entre los dos obispados se gestó en 1995 con la segregación de 111 parroquias de La Franja (Huesca) de la diócesis de Lleida y que se añadieron a la de Barbastro, que pasó a denominzarse Barbastro-Monzón y comenzó a reclamar las obras al Obispado de Lleida. Todas las resoluciones de la Iglesia, la primera en 1998, han sido favorables a Aragón.

El momento más complicado llegó en 2005, cuando la Congregación para los Obispos ordenó la devolución de las obras. El entonces obispo de Lleida, Francesc Xavier Ciuraneta, presentó un recurso de súplica en la Signatura Apostólica y a la vez pidió permiso a la Generalitat para devolver las obras. Obtuvo negativas en ambos casos.

Un año después el Parlament aprobó una moción que aprobaba la unidad de la colección. También en 2006, Ciuraneta presentó el recurso en el Tribunal de la Rota Romana que ahora no ha admitido a trámite. Se lo comunicó al Obispado el lunes de la semana pasada, tres días después de que la Asociación de Amigos del Museo Diocesano abriera la vía civil.