Una jueza prorroga dos años la prisión preventiva por una brutal paliza en el Metro de Barcelona

Publicado 06/07/2018 13:49:45CET

"Yo kreo k lo convertimos en polvo de tanto pegarle", afirmaron los agresores por Whatsapp

BARCELONA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

La titular del Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona ha prorrogado dos años la prisión preventiva para los tres presuntos autores de una brutal paliza en 2016 a un hombre que quedó en silla de ruedas en la estación de Bogatell de la L4 del Metro de Barcelona, ante los numerosos indicios contra ellos y que se enfrentan a penas de hasta 12 años de cárcel.

En un auto, recogido por Europa Press, la magistrada acuerda mantenerles en prisión al apreciar riesgo de fuga por las elevadas penas y que el juicio se acerca, y por el riesgo de reiteración delictiva al haber sido una agresión que se caracterizó por su "brutalidad" y que fue gratuita puesto que la víctima y los agresores no se conocían y no hubo ninguna pelea previa.

Además, la jueza ha tenido en cuenta que los tres implicados celebraron la agresión y se jactaron de ella en varios mensajes intervenidos de Whatsapp: "Yo kreo k lo convertimos en polvo de tanto pegarle", "yo kreo k se izo ceniza loko i volo", "jajajaja", "yo no pare jajaj, el jambo era grande, era enorme el pabo".

El auto recoge que los investigados, la madrugada del 26 de junio de 2016, dieron patadas y puñetazos a la víctima en la cabeza y la espalda, haciéndolo caer al suelo de rodillas, cuando siguieron golpeándole mientras uno lo sujetaba del pelo, una actuación que fue grabada y que muestra claramente sus rostros.

Como consecuencia, la víctima sufre tetraplejia incompleta y pérdida del cristalino, y tiene la incapacidad permanente absoluta, necesitando ir en silla de ruedas fuera de su domicilio.

Los procesados R.A.P., D.L.R. e I.G.P. se encuentran en prisión provisional desde el 12 de agosto de 2016, y al estar a punto de cumplirse los dos años de preventiva, la defensa solicitó su puesta en libertad a la espera del juicio, una petición rechazada ahora por la magistrada.

La causa está llegando al fin de la fase de instrucción sin que quede ninguna diligencia de instrucción por practicar y solo falta que se dicte el auto de conclusión del sumario, una vez alcance firmeza el auto de procesamiento.

Contador