JxCat y ERC recuperan la sintonía una semana después de su enfrentamiento en el Parlament

Eduard Pujol, Elsa Artadi y Roger Torrent
EUROPA PRESS
Actualizado 20/02/2018 19:34:30 CET

Utilizan de nuevo a los letrados para que arbitren los puntos más delicados de la investidura

BARCELONA, 20 (EUROPA PRESS)

JxCat y ERC han exhibido este martes sintonía en el Parlament sobre sus planes para la investidura, justo una semana después de que sus diferencias estallaran en público y las airearan, por separado, desde la sala de prensa de la Cámara catalana.

Este martes los dos partidos han pactado consultar a los letrados del Parlament si la reforma de la ley que propone JxCat para investir a Carles Puigdemont a distancia entra en conflicto con la interlocutoria del Tribunal Constitucional (TC) que ponía condiciones a la investidura del presidente cesado.

El alto tribunal avisó de que la investidura de Puigdemont debe cumplir con dos supuestos: que esté presencialmente en la Cámara y que se persone ante la justicia primero y obtenga el permiso del juez, y la reforma de la ley persigue lo contrario, dar cobertura a una investidura sin tener que regresar de Bruselas.

Con la decisión de preguntar a los letrados los dos partidos independentistas ceden respecto a su disputa inicial: ERC acepta tramitar una ley que en principio no quería, y JxCat se arriesga a que los letrados expongan que esta tramitación supondría un nuevo choque con el TC.

PROTAGONISMO DE LOS LETRADOS

Desde que ha empezado la legislatura, ERC y JxCat han pedido dos informes a los letrados de la Cámara: el de este martes sobre la reforma de la ley para investir a Puigdemont y el de hace una semana sobre si había empezado la cuenta atrás de dos meses para encontrar a un presidente.

Esta actitud contrasta con la que mantuvo JxSí la pasada legislatura, cuando vetó varios informes pedidos por grupos de la oposición e incluso hizo caso omiso a todas las advertencias que llegaron de los letrados de que la declaración de la República era ilegal.

En esta legislatura los dos partidos independentistas han convertido a los letrados en los árbitros de sus negociaciones: cuando encallan en algún punto sobre cómo desarrollar la investidura, piden un informe jurídico para encontrar una salida.

NEGOCIACIONES

El acuerdo entre ERC y JxCat que se ha visualizado en la Mesa es un reflejo público de que las negociaciones para cerrar una investidura también avanzan en un sentido positivo, han explicado a Europa Press fuentes conocedoras de las mismas.

Aseguran que en los últimos días las conversaciones han sido "intensas" y sitúan un posible pacto en un plazo no superior a las dos semanas, lo que supone un avance considerable respecto a los reproches cruzados que se lanzaron hace justo una semana.

Además, ya ha acabado toda la ronda de comparecencias de líderes soberanistas ante el Supremo, y esto también da más margen para llegar a un acuerdo de investidura.

ERC sigue insistiendo en que no quiere acuerdos parciales sino presentar públicamente un acuerdo global que incluya todas las vertientes del pacto: desde cómo celebrar una investidura en la Cámara sin que suponga consecuencias penales, hasta la composición del Govern y la hoja de ruta de la legislatura.

La principal incógnita sigue siendo la misma: si JxCat intentará investir a Puigdemont en el Parlament arriesgándose a abrir un nuevo conflicto con el TC, o si aceptará un investidura simbólica desde Bruselas y en Cataluña propondrá a un candidato alternativo.

DOS SEMANAS, DOS PLENOS

En paralelo a las negociaciones para la investidura, Cs sigue exigiendo al presidente del Parlament que convoque un pleno de forma inminente para que todos los partidos expongan su estrategia sobre cómo desbloquear la investidura.

Fuentes parlamentarias consultadas por Europa Press aseguran que el escenario más probable es que se celebre la semana que viene, y que sea un formato de plenario similar al de un Debate de Política General en el que puedan abordar varias temáticas.

Esto abriría la posibilidad de presentar propuestas de resolución, y JxCat y ERC podrían utilizar este escenario para aprobar con la CUP desde textos relacionados con la inmersión lingüística, hasta el texto que anunciaron --pero nunca presentaron-- para restituir la "legitimidad" de Puigdemont.

Así, la semana que viene se celebraría el pleno que propone Cs, y para la siguiente se dejaría el de investidura si se confirman que las negociaciones entre ERC y JxCat llegan a buen puerto.