El límite de 80 km/h en Barcelona equivale a retirar cada día 22.100 coches de las carreteras

Actualizado 14/10/2010 20:51:45 CET

BARCELONA, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La medida de limitar a 80 kilómetros por hora la velocidad en las vías de acceso a Barcelona ha supuesto una reducción de 450 toneladas anuales de contaminantes dióxido de carbono (NO2) y 32 toneladas anuales de partículas respirables de diámetro inferior a 10 micras (PM10), lo que equivale a retirar diariamente 22.100 vehículos de las carreteras.

El informe de seguimiento del Plan de mejora de la calidad del Aire del Govern, presentado este jueves, concluye que en la zona 80 y en la zona de velocidad variable la reducción de emisiones está en torno al 11%, si se descarta el "factor crisis", es decir, la reducción de la movilidad, tal y como avanzó Europa Press en junio.

Según la Conselleria de Medio Ambiente, la mejora de la calidad del aire ha sido "más evidente" en las áreas más cercanas a las vías, donde viven 1,3 millones de personas.

La medida, que se implementó en 2008, ha supuesto una disminución del consumo de gasolina en 31,6 toneladas diarias y del consumo de gasóleo en 34,9 toneladas diarias. En resumen, se han ahorrado 24.000 toneladas anuales de combustible, el 4,3% de lo que se consume en la primera corona metropolitana. Esto representa un ahorro de más de 30 millones de euros.

Según los cálculos de Medio Ambiente, se han dejado de emitir más de 76.000 toneladas de CO2 y se han reducido los niveles de ruido entre 2 y 3 decibelios.

La zona 80, según el Servei Català de Trànsit (SCT), ha logrado una reducción del 50% de víctimas mortales, 42% de los heridos graves y el 16% del número de accidentes, comparando 2007 con 2009.

La evaluación medioambiental la ha realizado el Barcelona Supercomputing Center de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), comparando la estimación de las emisiones de 2007 con las de 2008, 2009 y 2010, modificando exclusivamente los datos de tráfico.

La aplicación de la medida ha comportado la reducción de emisiones de contaminantes por la disminución de la velocidad y el descenso de la congestión.

TRÀNSIT NO SE PRONUNCIA

Desde el Govern y el propio director de Trànsit, Josep Pérez Moya, han abierto la puerta a que el límite de velocidad pueda elevarse por las noches hasta los 100 kilómetros por hora, aunque ha condicionado esta modificación a que los niveles de contaminación no se disparen.

Tras conocerse los últimos datos sobre emisiones en estas vías, Trànsit ha descartado por el momento hacer declaraciones al respecto.

El SCT ha impuesto 170.499 multas --sanciones que ya son firmes-- en los accesos a Barcelona limitados a 80 entre el 1 de enero de 2008 y el 31 de diciembre de 2009.

Estas sanciones suponen un ínfimo porcentaje del total de vehículos que han circulado por estas vías en dos años, más de 600 millones.