Lleida se querellará contra el dueño del edificio derrumbado que ha atrapado a dos personas

Derrumbe De Un Edificio En La Calle Tallada De Lleida
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 21:02:04 CET

El consistorio atribuye el derrumbe a grietas aparecidas la semana pasada

LLEIDA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, ha informado de que el Ayuntamiento se querellará contra el dueño del edificio de la calle Tallada que se ha derrumbado este martes atrapando a dos personas que han resultado ilesas, y también contra los responsables del derribo del edificio anexo a finales del año pasado.

Ros, que ha hecho el anuncio a través de su cuenta de Twitter, ha precisado que la querella se fundamentará en "posibles delitos de negligencia en el mantenimiento del edificio y en el derribo de la vivienda contigua a la hundida", y ha añadido en otro apunte anterior que las tareas de desescombro durarán toda la noche,

Por su parte, la concejalía de Urbanismo ha asegurado en un comunicado que la causa del derrumbe del edificio de la calle Tallada podrían ser unas grietas aparecidas durante el fin de semana pasado, de las que ni el dueño del bloque ni el técnico del edificio contiguo habían avisado al consistorio.

La concejalía de Urbanismo, que ha precisado que las causas del hundimiento del edificio número 16 todavía se están investigando, ha apuntado en un comunicado que el técnico de la propiedad del solar de la calle Tallada 18 ha ido a revisar las grietas a primera hora de la mañana y ha observado que había aparecido una grieta horizontal a la altura del primer piso, por lo que ha alertado a los propietarios que había que tomar medidas de urgencia y apuntalar la construcción de forma inmediata.

El derrumbe ha atrapado a un hombre de Malí de unos 45 años y una chica de Guinea de unos 28 años, que han sido rescatados por los bomberos con heridas leves y se encuentran a salvo.

El Ayuntamiento de Lleida ha desalojado por precaución y seguridad una veintena de personas de los edificios de la calle Tallada 20, así como los de la calle Murcia 7, 9, 11 y 13.

El inmueble estaba entre dos solares que habían sido derrocados, uno en 2006 y el otro a finales del 2011, después de haber sido declarado en ruina inminente tras pasar una inspección extraordinaria del estado de las edificaciones del Centro Histórico (TEDI) que así lo determinó.

Estas inspecciones extraordinarias se iniciaron en 2006 por un convenio entre la Paeria y la Generalitat, y hasta 2011 se han realizado unas 300, de las que cerca de unas 60 declaró ruina inminente y la mayoría de los edificios afectados ya han sido derruidos.