Margallo: "El referéndum vinculante no se puede hacer si no se cambia la Constitución"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Reacción

Margallo: "El referéndum vinculante no se puede hacer si no se cambia la Constitución"

Margallo
EUROPA PRESS
Publicado 13/10/2016 10:40:00CET

Dispuesto a hablar de reconocer a Catalunya como "nación cultural e histórica sino implica autodeterminación"

BARCELONA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha advertido este jueves de que no es posible celebrar un referéndum vinculante en Catalunya si no se cambia la Constitución y ha pedido no buscar "atajos" que no son posibles.

"Si no respetamos la ley, caemos en la anarquía. Si no gusta la ley se cambia, pero mientras haya una norma hay que acatarla", ha recalcado en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, un argumento que ha utilizado tambien para justificar que hayan denunciado al Ayuntamiento de Badaona por abrir el 12-O.

Según Margallo, los límites para que un diálogo sea fructífero es la ley, donde apunta que se puede hablar de todo, por lo que ha pedido que no se hagan "propuestas que sean imposibles" ante el riego de generar frustración.

"Una secesión unilateral no es posible, porque al ser contraria a la Constitución, es contraria al derecho universal. No habría reconocimiento de Naciones Unidas, y por tanto quedaría fuera de la UE", ha asegurado.

Al preguntársele si España reconocería la independencia de Catalunya, ha remarcado que "este supuesto no se puede dar" y que no puede haber un referéndum mientras no se cambie la Constitución dentro de los procedimientos establecidos.

"La Constitución dice que esto es una cosa de todos. Cada centímetro cuadrado de España pertenece a todos los españoles", ha añadido el ministro, que ha rechazado que se compare el caso de Catalunya con el referéndum celebrado en Escocia y el Québec.

Sí se ha mostrado dispuesto a hablar de la posibilidad de reconocer a Catalunya "como nación cultural e histórica siempre que no se entendiera como que tiene derecho a la autodeterminación" , así como a solventar los motivos de la desafección catalana.

INFRAESTRUCTURAS Y FINANCIACIÓN

Para el ministro, estos motivos responden a una cuestión relacionada con las infraestructuras, con la lengua y la cultura, y el sistema de financiación.

Sobre infraestructuras, ha salido en defensa del Corredor Mediterráneo, y en materia de financiación ha defendido la necesidad de poner orden y fijar competencias para saber "quién hace qué y quién paga qué"

Así, ha planteado que los grandes servicios se paguen con impuestos de la Administración Central, y el resto con impuestos autonómicos, y cuándo se le ha preguntado por los tributos del Govern recurridos al TC, ha sostenido que "no se pueden poner ventanas barrocas en un edificio romántico".

También ha aprovechado para replicar al Nobel de Economía Josep Stiglitz, que defendió que una Catalunya independiente sería viable económicamente, y le ha dicho que está "equivocado" porque, en su opinión, parte de la tesis de que tendría el reconocimiento internacional y no saldría de la UE".

Según Margallo, si Catalunya se independizara, al no tener reconocimiento internacional y quedar fuera de la UE, tendría que pagar aranceles a toda Europa y encarecería sus exportaciones, y ha añadido: "Aunque hubiera una secesión legal y acordada, solo la reducción de tamaño, llevaría a una caída de su prosperidad".

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies