Más de 700.000 escolares catalanes empiezan la semana blanca este lunes

Niños jugando-infancia-parque
EP/AYTOFRONTERA
Actualizado 04/03/2011 18:40:32 CET

Los ancianos critican que la iniciativa sobrecarga a los abuelos

BARCELONA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un total de 721.191 escolares catalanes empezarán la semana blanca el próximo lunes, que se prolongará hasta el 11 de marzo, y después de que un primer grupo --de 418.131 escolares-- tuviera fiesta esta semana.

Esta semana de fiesta trata de compensar el avance del curso del 15 al 7 de septiembre en una modificación del calendario escolar introducida por el ex conseller Ernest Maragall que el próximo curso desparecerá, según el planteamiento defendido por la nueva consellera de Enseñanza, Irene Rigau.

Los alumnos que harán vacaciones esta semana --el 63,3%-- pertenecen, sobre todo, a la provincia de Barcelona --Barcelonès, Alt Penedès, Garraf, Baix Llobregat y Vallès Occidental--, además de las comarcas de Lleida y Tarragona --Solsonès, Priorat, Baix Camp, Conca de Barberà, Alt Camp, Tarragonès y Baix Penedès--.

A raíz de esta semana festiva, el alcalde de la capital catalana, Jordi Hereu, decretó festivo el 7 de marzo, una jornada para recuperar otros festivos perdidos del primer trimestre que cayeron en fin de semana.

Esta semana festiva se ha planteado desde el Govern como cinco días sin actividad lectiva en los que las asociaciones de padres y madres (Ampas) o, en su defecto, los ayuntamientos han tenido que organizar actividades para los alumnos.

Según las Ampas y como ya ha sucedido en esta primera semana de vacaciones, el 80% de las familias asumirán el cuidado de los niños, ya que no les llevarán a las actividades de ocio alternativas programadas por las casas de colonias.

SEMANA DE ABUELOS

La Federación de Gente Mayor de Catalunya (Fatec) ha criticado la semana blanca de las escuelas catalanas por aplicarse sin conciliar los horarios de los padres y sus hijos, lo que supone una carga extra para los abuelos.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la Fatec, Enric Ollé, ha considerado que la semana de vacaciones escolares se instauró de forma "precipitada" y sin tener en cuenta las obligaciones laborales de los padres, que se ven obligados a recurrir a programas de ocio infantil o a los familiares.

Ollé, que ha remarcado la importancia de la conciliación más allá de esta semana, ha reclamado al Govern, los sindicatos y las empresas que acuerden unos horarios laborales más intensivos, en línea con la mayoría de países europeos: "No tienen que inventar nada. Basta con que miren a su alrededor", ha sentenciado.

AYUDAS RECORTADAS

En enero, la consellera Rigau anunció a las familias y ayuntamientos el recorte del 70 por ciento de los fondos destinados a la organización de actividades para la semana blanca, pasando de los 800.000 euros planteados por su precedesor, Ernest Maragall, a 240.000 euros.

Este recorte dejó un margen de entre dos y tres euros de ayuda por alumno, aunque no todos han solicitado esta subvención.

De hecho, más de más de 700 ampas --137 de la ciudad de Barcelona-- han solicitado ayudas a la Generalitat para organizar las actividades de la semana, mientras que solamente unos 150 ayuntamientos han pedido estas subvenciones.