Mas (CiU) dice que le costó "mucho" aceptar la abstención de CiU en la votación

Actualizado 30/05/2010 17:26:38 CET

VIC (BARCELONA), 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, aseguró hoy que le costó "mucho" --dijo 'Déu i ajuda' en catalán-- aceptar la abstención del partido en la votación el jueves de las medidas de recorte del Gobierno en el Congreso de los Diputados.

"Fue una abstención a desgana y a regañadientes, para evitar males mayores, porque si alguien le tiene ganas --al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero-- soy yo", aseguró, a la vez que dijo que no está en política para vengarse de nadie sino que está con mucha "sed" y ganas de servir correctamente a Catalunya.

Ante un público entregado en la fiesta de la federación celebrada en Vic-Gurb (Barcelona), Mas afirmó que todos saben "que cuando el enfermo español está malo de verdad, a la sanidad que llaman es la catalana", ironizó.

Aseguró que la votación del partido fue una contribución para salvar al "enfermo económico" que es España, basada en la responsabilidad.

El líder convergente aceptó haberse equivocado al confiar en Zapatero, a pesar de las recomendaciones de no hacerlo del secretario General de CiU, Josep Antoni Duran, quién consideró al presidente del Gobierno "un cadáver político".

"La economía de la que dependemos ha entrado en quirófano, pero esperamos que la economía catalana dependa en un futuro más del mundo y menos del estado Español", sentenció.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies