Mascarell admite que el Liceu tiene "un problema de gobernanza"

Actualizado 29/02/2012 13:43:05 CET

Mascarell admite que el Liceu tiene "un problema de gobernanza"

TRAS LA SUSPENSIÓN DEL ERE

Actualizado 29/02/2012 13:43:05 CET
Ferran Mascarell
Foto: EUROPA PRESS

Destaca que el Canòdrom no puede ser un "medio museo de arte contemporáneo"

   BARCELONA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha admitido que el Gran Teatre del Liceu de Barcelona tiene "un problema de gobernanza".

   Lo ha admitido ya que tiene unos mecanismos de funcionamiento muy complicados y poco operativos, que, sumados a los recortes presupuestarios, han derivado en las dificultades de las últimas semanas.

   Por ello, en una comparecencia en el Parlament, Mascarell ha avanzado que habrá cambios en la comisión ejecutiva, ya que ahora no hay una presidencia continua, sino que se van rotando cada dos años los representantes de las administraciones públicas --Ministerio de Cultura, Generalitat, Ayuntamiento de Barcelona y Diputación de Barcelona--.

   Según Mascarell estas continuidades "poco sólidas" dificultan el trabajo, por lo que se está trabajando para que a partir de la nueva temporada del teatro, el presidente de la comisión ejecutiva --que ahora ostenta el director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Miguel Ángel Recio Crespo-- tenga una función específica y sirva de guía al trabajo del director general.

   El conseller se ha mostrado satisfecho de que el Liceu haya sido capaz de dar marcha atrás al expediente de regulación de empleo (ERE) temporal, pero aún así ha remarcado que "se ha perdido" el espíritu del 'Liceu de tots' que hace siete u ocho años era incuestionable, por lo que tendrá que trabajar más en la implicación social.

   También ha pedido que el director musical y el artístico trabajen más coordinados y dar preeminencia al coro y a la orquesta, y ha confiado en que el periodo de negociación que abren ahora trabajadores y dirección para conseguir un nuevo convenio sirva para tener "reorientado" el teatro en los próximos meses.

EL SISTEMA DE EQUIPAMIENTOS, "UN FRANKESTEIN SIMPÁTICO"

   Mascarell ha hablado del Liceu al abordar, en general, la situación de los grandes equipamientos públicos catalanes, y en este sentido ha lamentado que en los últimos 30 años se haya creado un "Frankestein simpático", porque a base de un largo proceso de agregación se han producido disfunciones notables entre las mismas partes del sistema.

   Otro de esos grandes equipamientos, L'Auditori, no tiene director desde la reciente dimisión de Oriol Pérez Treviño por uso indebido de 10.000 euros, pero Mascarell ha confiado en que esta "desgracia" pueda resolverse rápidamente porque espera contar con un nuevo responsable en tres semanas.

   También ha hecho referencia a la polémica del Canòdrom --descartado como sede del centro de arte contemporáneo de Barcelona en favor de Fabra i Coats-- y ha dicho que el debate estaba mal planteado desde el momento en que se pensaba en hacer un "medio museo de arte contemporáneo".

   Mascarell ha recordado que este nuevo centro tendrá una misión local, y que es un "error" concebirlo de manera más ambiciosa, sobre todo teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias que ya sufre el propio Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba), que ha perdido un 16,2% de su presupuesto en los últimos cinco años.

   En este sentido, la comisión de cultura, con los votos a favor de CiU y la abstención del PP, ha votado en contra de que el exdirector del Canòdrom, Mortiz Küng, comparezca en el Parlament para explicar su visión de todo el proceso que acabó con su cese forzado.

   En un principio la comisión iba a ser monográfica sobre la situación del Liceu, e iba a contar con las intervenciones de su director, Joan Francesc Marco, y del comité de empresa, pero finalmente se ha reformulado y sólo ha contado con la comparecencia de Mascarell.