Mascarell lamenta no haber asistido a la entrega del Cervantes a Matute

Ferran Mascarell En El Forum Europa
EUROPA PRESS
Actualizado 28/04/2011 13:48:09 CET

BARCELONA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha asegurado este jueves que "debería haber estado" en la entrega del Premio Cervantes a la escritora Ana María Matute que tuvo lugar este miércoles en Madrid, como representante de las instituciones catalanas.

Mascarell ha reconocido que "no tenía conciencia de la fecha exacta" y que pensaba que, como cada año, el premio se otorgaría el día de del libro y que, además, la entrega coincidía con la ceremonia de las Creus de Sant Jordi, por lo que hubiera sido complicado compaginar todas las actividades.

El titular de Cultura ha hecho estas declaraciones en Barcelona en el coloquio del Forum Europa, donde ha señalado que Catalunya es un país con un estándar cultural muy elevado y que, dadas sus características específicas, es "un milagro".

De hecho, ha recordado que las infraestructuras culturales, como la red de bibliotecas y los centros de investigación, se hicieron hace treinta años, de una forma muy precipitada, que todavía no se han acabado pero en cambio Catalunya las continúa pagando.

Según Mascarell, estas condiciones llevan a una realidad en la que Catalunya "está perdiendo posiciones", por lo que el conseller ha definido un programa de diez puntos estratégicos sobre los que incidirá en esta legislatura.

Una mayor ambición basada en la centralidad y la transversalidad, unas decisiones basadas en la política y no en el partidismo, y un apoyo de las administraciones --tanto de Catalunya, como de España y Europa-- que permita crear redes y consolidar los recursos, son algunas de las principales ideas que ha enumerado.

Asimismo ha citado la internacionalización de la cultura catalana como uno de los grandes retos de la cultura actual, ya que "Catalunya debe ser un país exportador, para dar salida a toda lo fuerza que tiene desde el punto de vista del talento".

La cooperación entre administradores, la confianza en los emprendedores, y el aumento de la eficiencia de las administraciones son otros de los objetivos, que sólo pueden conseguirse mediante un "acuerdo nacional de la cultura que movilice a todas las personas relacionadas con el sector".