El Metro de Barcelona reduce frecuencias un 3% de media

Convoy del metro Línea 5
TMB
Actualizado 01/03/2013 19:20:00 CET

Ahorrará 1,2 millones con este ajuste y la reducción de máquinas de venta

BARCELONA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Metro de Barcelona ha aplicado desde este viernes una reducción de frecuencias de paso del 3% de media que afecta a algunas líneas, en el marco de la revisión anual de la oferta que realiza Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) para adaptarla a la demanda, ha informado a Europa Press la compañía.

El ajuste de frecuencias, que no implica disminuir plantilla, se suma al que ya se produjo en marzo del año pasado, y coincide con un descenso sin precedentes de pasajeros en 2012 que en el caso del Metro fue del 4%, de forma que tuvo 373,5 millones de viajeros, 15,4 menos.

El porcentaje de reducción de frecuencias se calcula en base a la oferta de coches por kilómetro, y este año oscila entre el 2,6% los laborables, el 3,1% los domingos y el 4,4% los sábados, día de la semana en que más ha bajado el pasaje por el paro y la contracción del consumo.

Las líneas 4, 9/10 y 11 no se tocan, y la que se verá más afectada es la 2, donde TMB considera que había sobreoferta; también se reduce la frecuencia en la 3 en hora punta y la 5 --aunque no en hora punta--, mientras que en la 1 habrá un tren más a última hora los laborables.

Según TMB, la reducción tiene "un bajo impacto" en el servicio que perciben los usuarios, ya que la diferencia es de segundos, pero supone que sea difícil ver tiempos máximos de espera menores a 3 minutos en las pantallas que anuncian cuando falta para el siguiente convoy.

Así, los metros en la L2 han pasado a tardar 27 segundos más en los laborables, y en la L3 siete segundos en hora punta, y la única frecuencia que se mantiene por debajo de los 3 minutos en horas de máxima afluencia es la de la L5, aunque sólo un par de segundos por debajo.

Con estos ajustes horarios TMB espera ahorrar 650.000 euros anuales en su factura eléctrica, aunque no es el único campo en el que busca reducir el gasto en el suburbano, de forma que en este 2013 ha puesto en marcha la segunda fase del plan de optimización de las máquinas de billetes.

MENOS EXPENDEDORAS

En 2012 la compañía anuló 66 máquinas expendedoras, que mantuvo en los vestíbulos de las estaciones pero que tapó al considerar que eran innecesarias y que con ello no mermaba el servicio, y se ha dado el caso que la venta de billetes efectuada con las máquinas han caído un 19%.

TMB lo atribuye a la pérdida de pasaje pero también a la política tarifaria, que ha hecho que descienda la venta de billetes sencillos y T-10 y se compren tarjetas de más larga duración, lo que a la práctica significa vender un número inferior de tarjetas.

Este año se desconectan otras 90 máquinas de 75 vestíbulos --quedan operativas al menos dos por vestíbulo--, con lo que prevé ahorrar 150.000 euros en electricidad y mantenimiento, y 390.000 de no adaptarlas --como sí se hace con las que están en marcha-- a la venta de tarjeta con chip.

Con ello, en dos años --2012 y 2013-- se habrá pasado de 722 máquinas expendedoras de billetes en funcionamiento en el Metro a 574, teniendo en cuenta que se habrán desconectado temporalmente 156 y se han aumentado ocho por habilitarse nuevos vestíbulos en estaciones existentes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies