La Moncloa colaboró con el Síndic de Greuges, "preocupado" por la mediatización del IES El Palau

M.J.Larios y el Síndic R.Ribó
EUROPA PRESS
Publicado 09/07/2018 18:50:44CET

BARCELONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno central llamó y colaboró desde La Moncloa con el Síndic de Greuges "preocupado" por la mediatización del caso del IES El Palau, de Sant Andreu de la Barca (Barcelona), como consecuencia de supuestos comentarios discriminatorios de profesores tras las cargas policiales del 1-O.

Lo ha revelado el síndic de Greuges, Rafael Ribó, en la presentación en el Parlament del Informe 'El pluralismo en las escuelas de Catalunya como garantía del no-adoctrinamiento', en que ha hallado diez situaciones irregulares, tras analizar 174 incidencias referentes a quejas en 134 centros diferentes.

Después de presentar el documento la pasada semana a los medios, Ribó ha llevado el informe a la cámara catalana, y ha dado detalles de su actuación de oficio iniciada a raíz de denuncias a profesores, difusión de sus nombres y el anuncio de reuniones con secretarios de Estado.

En ese momento, el Síndic de Greuges hizo una resolución y pidió una reunión con el equipo directivo, la autoridad educativa, los equipos implicados, y escribió también al entonces presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, y al comandante en jefe de la Guardia Civil, Ángel Gozalbo.

Por indicación de Rajoy, contactó con Ribó el entonces jefe de gabinete, José Luis Ayllón, quien compartía "la misma preocupación del Síndic", que pedia no mezclar cuestiones educativas con la vía penal y judicial, ha explicado.

"No podemos hacer de casos singulares una cuestión de toda la escuela catalana", ha observado Ribó, que compartía con el Gobierno una saturación del protagonismo del IES El Palau.

"Coincidimos en que se tenía que dar una solución dentro de la comunidad educativa", ha subrayado Ribó, que ha dicho que desde el Gobierno se hablaba de más de un centenar de casos, y ellos contabilizaban 36, pero los investigaron todos.

"SE REDUJO LA PRESIÓN"

Fruto de esta operación, ha dicho, "se redujo mucho la proyección y la tensión del acto en la calle Mallorca", cuando se reunieron familias afectadas con secretarios de Estado y el entonces delegado del Gobierno, Enric Millo.

Ha lamentado que no se pudo llegar a reunir con los secretarios de Estado, y tampoco se pudo producir una reunión en La Moncloa -por el cambio de Gobierno--, pero "como mínimo se rebajó la tensión".

Ribó también se reunió con Gozalbo, con el que mantuvo un encuentro de dos horas, en que el comandante evidenció la necesidad de encontrar "soluciones", y éste convenció a las familias para reunirse con el equipo del defensor catalán.

El equipo del síndic se trasladó al Cuartel de la Guardia Civil en Sant Andreu de la Barca, y luego les invitó a ir todos a la escuela, donde se encontraron con el consejo de dirección, algunos profesores y el lugar común era el de rebajar la tensión.

CIERRA EL CASO DE EL PALAU

"Si los protagonistas llegan a estas conclusiones, ¿qué tenemos que decir los demás?", observaba el Síndic en la comisión, en que ha constatado normalidad en la matriculación del IES El Palau, pese a la petición de traslado de profesores del centro, y ha dado el caso por cerrado.

Ha concluido que el tratamiento que los centros educativos han hecho del 1-O ha sido globalmente correcto, aunque ha detectado algunas prácticas mejorables, que ha considerado "muy puntuales".

Ribó ha recordado que en Catalunya hay 4.800 centros, más de 115.000 trabajadores y 1,3 millones de alumnos, y, tras analizar más de 3.000 páginas de libros de texto, ha constatado que estos manuales respetan derechos y valores del ordenamiento jurídico.

Contador