Un monitor de Lloret reincidente acepta dos años y medio de cárcel por abuso de otro menor

Publicado 21/02/2017 18:32:37CET

La Audiencia de Girona le condenó en 2015 a 41 años de cárcel por abusar de 17 menores

GIRONA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director de una casal de verano de Lloret de Mar (Girona) ha aceptado dos años y medio de cárcel por haber abusado sexualmente de un niño de ocho años en el verano de 2011, después de que en 2015 ya fuese condenado a 41 años tras confesar haber abusado de 17 menores en las mismas fechas.

En esta última sentencia --de conformidad-- de este caso que se ha juzgado a parte, la Audiencia de Girona relata que el acusado Josep C. --que entonces tenía 29 años-- aprovechó situaciones en las que el menor estaba solo y alejado del grupo para pedirle que le acompañara a zonas poco concurridas.

Al menos una vez en la terraza y en otra ocasión en el gimnasio le hizo tocamientos, según el fallo, que también impone al acusado cinco años de libertad vigilada el pago a la víctima 6.000 euros como indemnización.

El acusado tampoco podrá comunicarse con la víctima por ningún medio durante diez años y durante seis años quedará inhabilitado para trabajos que impliquen el contacto con menores de edad.

Concretamente, el tribunal le ha condenado como autor de un delito continuado de abuso sexual sobre menor de 13 años y ha tenido en cuenta los atenuantes de confesión y alteración psíquica.

LOS OTROS ABUSOS

La Audiencia de Girona ya le había condenado a 41 años de cárcel tras confesar haber abusado sexualmente de 17 menores de edad --de cuatro a nueve años-- entre 2011 y 2012, y de haber hecho una felación a uno de los niños y haberla grabado en vídeo.

Los abusos sucedieron entre 2011 y 2012 cuando el procesado organizaba, contratado por el Ayuntamiento, casales de verano e invierno en dos colegios de Lloret de Mar e impartía clases extraescolares de guitarra en un colegio del municipio.

Para determinar la pena, la magistrada había aplicado atenuantes de confesión --ya que admitió los abusos-- y otro de anomalía o alteración física, aunque el abogado de la acusación particular que representaba a las familias manifestó durante el juicio que la confesión "llegaba tarde" y pedía una condena de más de 70 años de cárcel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies