Montilla, invitado a tomar una caña junto a vecinos de Cerdanyola

Actualizado 15/11/2010 15:23:39 CET

Un profesor interino se queja al presidente de que tiene menos trabajo

CERDANYOLA DEL VALLÈS (BARCELONA), 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha sido invitado a tomarse una caña junto a vecinos de Cerdanyola del Vallès.

Tras hacer un 'mitin-relámpago' en la plaza más céntrica de la ciudad, el propietario del bar 'Ca l'Enric' ha invitado a Montilla y a otros dirigentes locales socialistas a tomar una cerveza en su local.

"Ponle una cervecica, una caña" al presidente, ha dicho el propietario a uno de sus camareros, poco después de que Montilla entrase.

El propietario ha dicho que, además de 'Ca l'Enric', tiene otros locales de restauración en Cerdanyola; entre ellos, el 'Alaska', "famoso por sus patatas bravas" y platos combinados.

Por eso, Montilla le ha preguntado: "¿La receta de las patatas bravas es tuya?"

Tras el 'mitin-relámpago', Julián, un joven profesor de matemáticas de 26 años y que trabaja haciendo sustituciones en los centros públicos, se ha acercado al presidente para lamentar que las condiciones laborales de los interinos son ahora peores a causa de la crisis.

"Yo quiero trabajar, pero ahora trabajo menos que antes porque se han recortado las plantillas", le ha dicho.

Montilla le ha respondido que nunca como ahora ha habido tantos docentes trabajando en los centros educativos catalanes, por lo que ha pedido el teléfono móvil al profesor, para facilitarle la evolución del personal educativo en Catalunya.

"Ahora hay menos interinos y también hay más profesores", ha dicho Montilla, quien se ha comprometido ante el docente a tramitarle toda esta información.

Un niño de 11 años se ha acercado a Montilla con el trabajo que hizo en la escuela tras visitar el Parlament, experiencia que fue "superguay", y el presidente le ha preguntado cuál es su asignatura preferida, si le gusta estudiar y si de mayor le gustaría dedicarse a la política.

Otra niña más pequeña le ha preguntado por su horóscopo, y una tercera le ha dicho que el catalán es su asignatura preferida.

Durante su mitin, de unos 10 minutos, encima de un palé rojo y rodeado de vecinos con pancartas hechas a mano, Montilla ha vuelto a contraponer a su formación con CiU y PP.

Esta vez, ha puesto énfasis en el discurso de la inmigración, ya que, mientras el PSC trata a los extracomunitarios como ciudadanos a quien exige derechos y deberes y soluciona problemas, la derecha aboga por "el racismo y la xenofobia por cuatro votos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies