Los Mossos prevén incorporar una cámara en cada pistola eléctrica para controlar su buen uso

J.A.Saumell, J.L.Trapero, A.Batlle y A.Recasens
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 16:03:02CET

Trapero muestra su disconformidad con el Síndic, que desaconseja usarlas en personas en estado de alienación

BARCELONA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra pretenden adquirir 134 pistolas eléctricas, cada una de ellas con una cámara de grabación continua que permitirá al cuerpo "valorar si el uso era ajustado al momento o al lugar, o si era proporcional, congruente y oportuno", según el subjefe de la división técnica de Planificación de Seguridad del cuerpo, Josep Antoni Saumell.

Lo ha dicho este martes en el grupo de trabajo de pistolas eléctricas en el Parlament, y ha añadido que las cámaras, en caso de adquirir las armas, incorporarán un 'buffer': una vez encendidas, disponen de grabación ininterrumpida y continuamente se está borrando y grabando sobre sí misma durante dos minutos.

"Cuando el policía empieza a grabar, lo hace desde los 120 segundos anteriores para que también queden grabados", ha informado Saumell, y también que los Mossos se plantearon --empezaron a diseñarlo pero actualmente está parado-- que todo uso de esta pistola se estudie ante una comisión de un hecho delictivo.

Saumell ha explicado que estas armas tienen un voltaje de 50.000 voltios y una corriente de 2,1 miliamperios: "Se habla de que hasta 0,1 miliamperios, la corriente produce cosquillas. De 0,1 a 10, produce contracciones involuntarias. Es el mismo aparato que hace contracciones en el estómago y te prometen que en dos semanas tendrás unas abdominales increíbles".

DISCONFORMIDAD CON EL SÍNDIC

El comisario jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha recordado que, de los 20.000 incidentes registrados en 2015, 8.000 estuvieron relacionados con personas "que presentaban un estado de agitación", 6.000 con tentativas de suicidio y 700 fueron agresiones a policías.

Trapero ha mostrado su conformidad con el informe que presentó el Síndic de Greuges sobre las limitaciones del uso de las pistolas eléctricas, "a excepción de desaconsejar su uso en personas que están en un estado de alienación, ya que es este estado el que puede poner en peligro a esta persona y a terceros".

El uso de estas armas sería para los mandos y jefes de turno de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USC), Área Regional de Instrucción de Atestados y Custodia de Detenidos, el Grupo Especial de Intervención (GEI), el Área Regional de Recursos Operativos (Arro) y la Brigada Móvil (BRIMO).

La adquisición de las pistolas eléctricas pretenden ser para casos en los que "la situación inicial se prolonga, va aumentado la violencia y el jefe de turno tiene tiempo para acercarse y solucionar la situación con esta herramienta", ha dicho Trapero, quien se ha mostrado extrañado por la aceptación social de que los policías tengan un arma de fuego y no por la posibilidad de que tengan una eléctrica.

El director general de la Policía, Albert Batlle, ha pedido confianza en el cuerpo de los Mossos d'Esquadra ya que "tiene muy claros los principios y los límites de sus actuaciones" y ha subrayado la necesidad de estas armas para llenar el espacio vacío entre el uso de la defensa y el del arma de fuego.

El comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha lamentado que se presuponga un mal uso de las pistolas eléctricas y ha señalado la necesidad de formularse preguntas como cuál será el protocolo de actuación, si se puede utilizar con menores de edad, con detenidos o con personas que estén huyendo, si es necesario que se haga un control de estas armas o un examen médico posterior, entre otras.