Munté concreta que el aumento del copago en servicios sociales afectará a un máximo del 4,5% de usuarios

La consellera de Bienestar Social y Familia, Neus Munté.
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:27:24 CET

BARCELONA, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Bienestar Social y Familia de la Generalitat, Neus Munté, ha concretado este jueves que el aumento del copago en los servicios sociales sólo afectará a un máximo del 4,5% de usuarios, que son "los que tienen más recursos" económicos y patrimoniales.

"No hay que generar alarma porque esta medida sólo afectará a los que pueden pagarlo", ha sentenciado Munté en declaraciones a los medios antes de clausurar el IV Congreso del Tercer Sector Social, que se ha celebrado este miércoles y jueves en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB).

Ha añadido que el resto de usuarios seguirán pagando lo mismo que hasta ahora, por lo que "todos tendrán derecho a acceder a los servicios como hasta ahora".

La medida afecta al conjunto de la cartera de servicios sociales --no sólo dependencia, también discapacidad, enfermedades mentales y drogodependencias, entre otras cosas-- y está incluida en la Ley de acompañamiento de los presupuestos de 2014, por lo que entrará en vigor cuando se aprueben las cuentas en el Parlament.

Actualmente, la ley obliga a la Generalitat a pagar una parte mínima de los servicios sociales, aunque los usuarios dispongan de recursos y puedan costearlos; a partir de ahora, se rebajará esta cantidad mínima --conocida como módulo social-- y las personas que puedan asumirán esta reducción.

Según Munté, es "de justicia social y de reparto equitativo" que los usuarios que más recursos tienen paguen más por los servicios sociales --nunca la totalidad porque la Generalitat seguirá asumiendo una parte--.

CÓMPUTO PATRIMONIAL

Paralelamente a esta rebaja del módulo social, el Govern prepara una orden para que también compute el patrimonio en el cálculo del copago de los servicios sociales; hasta ahora solo se tenía en cuenta la renta de los beneficiarios.

La vivienda habitual no se tendrá en cuenta para calcular el copago, aunque sí que se computará en los casos en los que la persona viva sola y deje la vivienda vacía para instalarse en una residencia.

"Con este sistema todo el mundo financiará los servicios en función de su capacidad económica real", ha concluido Munté, que ha ensalzado la labor de las entidades sociales de Catalunya, que presentan servicio a miles de dependientes y discapacitados, y representan un 2,8% del PIB.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies