Nadia Murad (Premio por la Paz) pide juzgar a los que vuelven de luchar por el Daesh

La activista Nadia Murad con Mercè Conesa (Diputación) y Eduard Segarra (Anue)
EUROPA PRESS
Actualizado 11/01/2017 14:37:18 CET

La Asociación por las Naciones Unidas (Anue) reconoce su lucha por las minorías

BARCELONA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

La activista Nadia Murad, superviviente de Daesh, ha reclamado este miércoles a los países miembros de tribunales internacionales que juzguen a sus nacionales que vuelven de luchar por el autoproclamado Estado Islámico, para avanzar aún más en la defensa de las víctimas.

Lo ha dicho antes de la recepción del 37 Premio por la Paz de la Asociación por las Naciones Unidas (Anue) en reconocimiento de su lucha por la dignidad de los supervivientes del tráfico de personas y protección de las minorías étnicas.

Murad (Irak, 1993) es una joven yazidí que vive en Alemania amenazada de muerte por haber emprendido acciones legales contra comandantes de la organización terrorista.

El premio, que tiene una dotación de 5.000 euros, ha reconocido también su trabajo de información al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el tráfico de personas y la esclavitud, así como su campaña mundial para alertar de la situación extrema de niños y mujeres que están en las prisiones del Daesh, secuestradas o vendidas como esclavas.

"Este galardón me da más fuerza para poder continuar trabajando y conseguir el respeto de los derechos humanos, sobre todo de los oprimidos, niños y mujeres de sitios en conflicto", ha asegurado la activista, acompañada de la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa.

Ha agradecido el premio, y ha hecho un llamamiento a la sociedad internacional para que proteja a minorías como la yazidí --una minoría religiosa kurda-- y el cristianismo, entre otras.

PERDÓN POR EL "INMOVILISMO" OCCIDENTAL

La Diputación de Barcelona colaborará con 150.000 euros con una entidad que apoya a las víctimas de tráfico sobre el terreno, ha anunciado Conesa, que ha añadido: "Sentimos la necesidad de pedir perdón por el inmovilismo de la sociedad occidental y de Europa" ante estos crímenes y ha apelado al activismo de la sociedad civil.

El presidente de Anue --reconocida por la ONU como vínculo con la sociedad civil en el Estado--, Eduard Segarra, ha añadido: "Tenemos cierta responsabilidad por omisión, por indiferencia", ante hechos como los relatados por Murad, que fue violada y torturada entre otros 14.000 yazidíes, secuestrados o asesinados.

Murad ha relatado que fue secuestrada junto a 6.000 personas por soldados de Daesh en 2014, con las que "cometieron atrocidades como venderlas y abusar de ellas", cuando asediaron su localidad, Kocho, y asesinaron a sus padres.

La joven logró escapar de sus captores en Mosul (Irak) gracias a la ayuda de una familia musulmana, y ha destacado que España, como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, "puede aportar mucho" apoyándola en su proceso abierto contra los crímenes cometidos contra su comunidad.