Los niños desfavorecidos que consumen productos hipercalóricos doblan al resto

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Esca 2015

Los niños desfavorecidos que consumen productos hipercalóricos doblan al resto

FOTO COMIN
EUROPA PRESS/REMITIDO
Actualizado 03/10/2016 17:37:42 CET

BARCELONA, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de niños de 3 a 14 años de familias cuya madre tiene un nivel de estudios primarios o no tiene estudios que consumen de forma frecuente productos hipercalóricos representa el doble que el de los hijos de progenitoras con carrera universitaria: un 40,9% frente al 19,6%, respectivamente.

En rueda de prensa este lunes, el conseller de Salud de la Generalitat, Toni Comín; el secretario de Salud Pública, Joan Guix, y la directora general de Planificación en Salud, Pilar Magrinyà, han presentado la Encuesta de Salud de Catalunya (Esca), que recoge datos de 2015.

Entre las clases sociales más altas según empleo --directores, gerentes y profesionales universitarios--, el consumo de alimentos hipercalóricos es del 18,8% de los niños, mientras que en clases sociales con trabajos intermedios, empleados a cuenta propia y trabajadores manuales, la cifra se eleva al 30%.

El global de la población infantil que consume alimentos de alto contenido calórico --comida rápida, bebidas azucaradas o productos salados-- tres o más veces a la semana fue del 27% en 2015, mientras que en 2014 se registró el 24,3%, aunque en el periodo 2010-2015 se mantuvo "estable", según Magrinyà.

SOBREPESO Y OBESIDAD

Un tercio de la población de 6 a 12 años tiene exceso de peso --un 19,1% sobrepeso y un 12,6% obesidad--, lo que aumenta al 35,5% en las clases desfavorecidas y cae al 22,9% en las más altas, y lo mismo sucede respecto a los estudios: el 22,7% en hijos de madres universitarias y un 37,8% en niños de progenitoras sin estudios.

El exceso de peso afecta a la mitad de la población de 18 a 74 años --un 34,6% sobrepeso y un 14,7% obesidad--; a un 61,6% en adultos con pocos estudios frente al 35,8% con carrera, y al 54,1% de clase baja ante el 37,7% de clase alta, además de impactar más en hombres --55,4%-- que en mujeres --43,3%-- y en personas de 65-74 años --70,8%-- que en la franja 18-44 años --37%--.

DESIGUALDADES EN SALUD

El 83,3% de los encuestados tiene una buena percepción de su propia salud, si bien cae al 66% en el caso de personas con pocos estudios y crece al 91,4% en personas con carrera, y es del 80,2% en clase social baja frente al 91,2% de los más bien estantes.

La encuesta, que ha preguntado a casi 6.000 personas, sobre hábitos en la salud, estado de salud y uso de servicios sanitarios, muestra que el peso de las desigualdades es "inaceptablemente grande", según ha alertado Toni Comín.

Ha dicho que en octubre presentará la revisión del sistema de asignación de atención primaria que permitirá "redistribuir recursos" en ambulatorios para prevenir las desigualdades en salud, y ha añadido que esta cuestión también se aborda desde Salud Pública con la prevención.

ESTILOS DE VIDA

En el ámbito de los hábitos en salud, que analizan 23 indicadores, la actividad física de la población entre 15 y 69 años ha aumentado y tres de cada cuatro personas tiene un nivel de actividad física saludable, si bien también depende de la clase social y los estudios.

El tabaco, que es la primera causa de pérdida de salud evitable en Catalunya, muestra un "descenso continuado" entre 1994 y 2015, cuando se registraron n 23,7% de fumadores diarios y un 2% de ocasionales, siendo más elevada en los hombres de clase social más desfavorecida y en las mujeres de clase media, según Magrinyà.

En relación a la dieta mediterránea --diversidad de productos frescos, cocinados en casa y con mucho nivel de verdura, entre otros--, el 70% de la población la cumple, siendo las mujeres y los ancianos los colectivos que más la siguen.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies