El nuevo Plan de Infraestructuras 2011-20 prevé invertir 13.760 millones y acabar la Línea 9

Joaquim Forn, El Conseller Lluís Recoder Y Antoni Poveda
EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2012 15:55:55 CET

Supone un 16,5% menos de inversión que el anterior y la mitad del que previó el tripartito

BARCELONA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Plan Director de Infraestructuras 2011-20 del ámbito de la región metropolitana de Barcelona prevé una inversión de 13.760 millones de euros y se fija acabar la construcción de la Línea 9 del Metro como la actuación más prioritaria, según ha aprobado inicialmente este viernes el consejo de administración de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM).

Del total de inversión --no incluye el IVA ni gastos financieros--, 7.586 millones correrían a cargo de la Generalitat y 6.174, del Estado; se prevén 103 nuevos kilómetros de red ferroviaria y 92 estaciones, y cinco ejes: ampliar Metro, Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) y tranvía; la red estatal ferroviaria; intercambiadores; transporte público de carretera, y modernizar la red existente.

En rueda de prensa, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, ha destacado que el contexto presupuestario es muy complicado para construir obra nueva, por lo que su obsesión es poner las bases para gestionar mejor lo que ya se tiene, de forma que se priorizarán las que tengan "rentabilidad socioeconómica y ambiental, y ajustando la oferta a la demanda, no al revés".

Pese a que el Estado ha hecho poco para cumplir el Plan de Rodalies 2008-15, con el que se comprometió a aportar 4.000 millones y que sólo está ejecutado en un 6,9%, Recoder confía en su buena voluntad para financiar las inversiones previstas en el PDI, y ha añadido: "La única cosa que podemos hacer es apelar a la responsabilidad del Gobierno central".

Los objetivos del nuevo plan contrastan con los anteriores, pues prevé un 16,5% menos de inversión que el del 2001-10 --según la memoria actualizada de 2009--, y casi la mitad del avance del PDI 2009-18 que presentó el tripartito de la Generalitat el 19 de abril del 2010, que suponía invertir 25.242 millones, construir 360 kilómetros nuevos y 227 estaciones.

INVERSIONES

El nuevo PDI recoge inversiones ya previstas en anteriores, siendo la más capital la Línea 9, que Recoder prevé "tenerla acabada" en 2020, aunque aún no hay calendario para el tramo central, más allá de conectar el Aeropuerto y la Zona Universitària de Barcelona en 2014; además, ha asegurado que no hay "ninguna previsión" de cambiarla por un hipotético desembarco de Eurovegas.

En cuanto a otras obras afectadas por estrecheces presupuestarias, la prolongación de los FGC a Sabadell y Terrassa, el conseller ha garantizado que se retomarán "de forma inminente", actuaciones que contempla el PDI, así como prolongar los FGC de plaza Espanya a Gràcia, empezar la primera fase del túnel ferroviario de Horta, y proyectar la ampliación Reina Elisenda-Finestrelles.

Se incluye conectar Trambaix y Trambesòs, aunque no precisa por dónde; y proyectar la prologación de la T3 del tranvía a Sant Feliu, la T4 al World Trade Center y la T5 hasta Urquinaona, y el tranvía Universitat Autònoma (UAB)-Montcada; sobre el Metro, también prevé prolongar la L4 hasta Sagrera Meridiana; la L3 --hasta Trinitat Vella y Esplugues--, y planificar alargar la L1.

Incorpora las principales actuaciones del Plan de Rodalies y convenios, como la conexión de las terminales T1 y T2 del Aeropuerto de El Prat; el tramo Castelldefels-Cornellà-Zona Universitària, que se prolongará en un futuro hacia el centro de Barcelona con un túnel; un túnel en Montcada, y tener antes del 2020 el proyecto constructivo de la línea orbital Mataró-Vilanova.

En cuanto a intercambiadores, prevé la mejora del de plaza Catalunya-paseo de Gràcia, y actuaciones sobre el autobús, unas medidas que todas sumadas suponen que el transporte público gane terreno al coche --aumentando un 8,4% la cuota modal--, y reducir un 12% el consumo de energía y la emisión de sustancias contaminantes a la atmosfera.

El consejo de administración también ha dado su visto bueno al contrato programa 2011-12 para financiar el sistema de transporte público, para el que el Gobierno central dejará de aportar 40 millones de euros, si bien los responsables de la ATM no han detallado más el conjunto de cifras.