Los osos del Pirineo de Lleida despiertan de la hibernación

Oso joven fotografiado en Lladorre
CONSELLERIA DE TERRITORIO Y SOSTENIBILIDAD
Publicado 03/04/2017 12:02:16CET

En 2016 nacieron diez oseznos

LLEIDA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los sistemas de seguimiento y control de la población de osos pardos en los Pirineos han detectado en las últimas semanas las primeras imágenes que muestran que estos animales ya han despertado de la hibernación.

Justo antes de este proceso, a finales del año pasado, se habían contabilizado en Catalunya 31 osos pardos, con el nacimiento en 2016 de 10 crías, un récord desde la reintroducción del plantígrado, ha informado este lunes la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad en un comunicado.

Se trata de cinco machos adultos (Pyros, Goiat, Pelut, Esmolet y Pepito) y diez hembras adultas: Hvala, con dos crías de segundo año; Bambou, con dos de primer año; Caramelles, con dos de primer año; Boavi, con dos de primer año; Caramellita, con tres de segundo año; Plume, con una de segundo año; Nheu, con tres de primer año; Fadeta, con una cría de primer año; y Patoune y una última osa, sin nombre, que no tienen crías.

Goiat, el oso liberado en junio en Isil (Lleida) ha hibernado durante 107 días --del 28 de noviembre de 2016 al 16 de marzo de 2017--, un período en el que se ha despertado varias veces y ha hecho alguna salida de no más de 100 metros de distancia de la cueva que ocupaba, situada en el valle de Varradòs, en la Vall d'Aran.

Goiat está permanentemente controlado gracias al collar emisor que se le colocó antes de liberarlo en los Pirineos y que permite al equipo especial de seguimiento conocer sus movimientos, hábitos y costumbres.

Durante el año pasado se produjeron 33 ataques sobre la ganadería y la apicultura atribuidos a los osos, ocho en el Pallars y 25 en Arán, y se han abierto 37 expedientes de indemnización y la Generalitat ha indemnizado o indemnizará estos daños por un importe de 9.332 euros.

A través del proyecto Piroslife se están realizando diferentes acciones para la prevención de ataques, como la contratación de pastores y ayudantes de pastores para controlar y supervisar los animales en la montaña.

También se prevé llevar a cabo plantaciones de árboles frutales y arbustos de montaña en las zonas donde se detecte la necesidad de mejorar la conectividad del hábitat del oso pardo, una acción liderada por la Fundación Oso Pardo, con la colaboración ración de Forestal Catalana y los otros socios del proyecto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies