Los pacientes ingresados en el Sant Pau se trasladarán al nuevo hospital la semana que viene

Actualizado 10/06/2009 20:10:22 CET

El centro inaugura el 3 de julio las nuevas instalaciones con la previsión de aumentar la actividad asistencial un 25% en 2011

BARCELONA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los 400 pacientes ingresados en los pabellones del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona serán trasladados al nuevo recinto hospitalario la próxima semana, mediante un sistema logístico de ambulancias. El abandono escalonado del centro, obra de Lluís Domènech i Montaner, empezó en 2003 con la ocupación de un bloque del nuevo hospital, que será inaugurado oficialmente el 3 de julio y que se espera que funcione a pleno rendimiento en 2011.

En un encuentro hoy con los medios, el gerente del Hospital Sant Pau, Jordi Varela, explicó el operativo del traslado al nuevo centro, ubicado entre las calles Mas Casanovas y Sant Quintí --detrás del antiguo--, de 100.000 metros cuadrados de superficie y que en 2011 contará con 644 camas hospitalarias, 64 camas para críticos, 59 'boxes' de urgencias, 25 quirófanos, 136 plazas para el hospital de día y 228 consultas y gabinetes.

Estas perspectivas "hacen pensar" que a partir de 2011 la actividad asistencial del hospital podría crecer hasta un 25 por ciento, explicó Varela, que señaló que desde que comenzó el traslado, que ha servido para modernizar equipamientos tecnológicos, el gasto ha ascendido a los 293 millones de euros.

En una primera fase del traslado, en 2003, un centenar de pacientes ya abandonaron el centro modernista --inaugurado en 1930 tras dejar su antigua sede en el Raval--, para instalarse en uno de los cuatro bloques del cual ya empezó a funcionar el Hospital de Día, la zona ambulatoria, de consultorios y gabinete en un espacio de 18.600 metros cuadrados con cuatro plantas.

SEPTIEMBRE: URGENCIAS, QUIRÓFANOS Y RADIOLOGÍA

El día de la inauguración del hospital estarán ingresados en las nuevas instalaciones todos los pacientes del centro, y hasta el mes de septiembre no empezarán a funcionar en el mismo los servicios de urgencias, el bloque quirúrgico y todo el servicio de radiología, además del módulo de críticos de pediatría, obstetricia y hemodinámica.

El retraso de la puesta en funcionamiento de los servicios de urgencias, quirúrgicos, radiología y críticos --que no se puede disociar-- se debe al hecho de que las salas de los 18 quirófanos instalados --cuatro que se utilizan para cardiología ya están en marcha-- han de ajustarse a la normativa actual y en agosto deben estar cerrados para ello.

Por tanto, hasta septiembre no podrán empezar a funcionar a pleno rendimiento, y hasta 2011 se crearán otros siete quirófanos, tres de los cuales para oftalmología, área que no se trasladará al centro hasta 2010.

El gerente del Sant Pau justificó el proyecto de ampliación y otros tantos en curso al hecho de que el plan funcional del nuevo centro se realizó hace 12 años y las necesidades de la población han cambiado sobremanera con el crecimiento de la población.

Hasta septiembre, los enfermos operados en las salas de quirófanos serán trasladados a planta a través de ambulancias, como ya ocurre actualmente en el hospital actual, dividido en distintos pabellones. "El nuevo hospital nace con las instalaciones apropiadas", destacó Varela, que remarcó que ello supone un "gran salto" del modernismo al siglo XXI.

El recinto modernista de Sant Pau iniciará en adelante un periodo de ocho años de obras, que implican la reforma de los 19 pabellones de Domènech i Montaner, para que acojan instituciones internacionales, actividades culturales y divulgación en su nueva tarea de convertirse en la sede de la Unión por el Mediterráneo (UpM).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies