Pamuk reinterpreta mitos de Oriente y Occidente en la "novela política" 'La mujer del pelo rojo'

Orhan Pamuk
EUROPA PRESS
Publicado 03/04/2018 12:34:51CET

"Viendo la deriva autoritaria por la que estaba deambulando mi país decidí escribir esta novela"

BARCELONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Nobel de Literatura de 2006, el turco Orhan Pamuk, reinterpreta mitos de Oriente y Occidente en la "novela política y de ideas" 'La mujer del pelo rojo' (Random House, en castellano y Més Llibres, en catalán), en que confronta el 'Edipo rey' de Sófocles y un episodio de 'Shahnameh' del poeta persa Ferdousí.

En rueda de prensa este martes, el escritor ha explicado su voluntad de contraponer ambas historias, en que Edipo acaba matando al padre sin saberlo, mientras que en la historia sufí es el padre el que mata al hijo sin saberlo, y la ansiedad que subsiste en ambas historias es: "Lo hice sin querer, no soy culpable, y esta ansiedad legitima el asesinato".

Escrita en febrero de 2016, la novela se remonta a una trama que el escritor tenía en mente desde hacía 25-30 años, y ha explicado el desencadenante para escribirla: "Viendo la deriva autoritaria por la que estaba deambulando mi país decidí escribir esta novela".

Sobre la historia, que se ha convertido en la más exitosa de sus novelas en Turquía, ha confesado al final del encuentro con los medios sobre sus paisanos: "Quiero hacer pensar porque continúan votando por padres que acaban por aplastar a sus hijos".

Es una novela política, pero es una novela política a nivel antropológico experimental a nivel de jugar con las ideas, ha resaltado Pamuk, sobre la tragedia contemporánea alrededor de las relaciones paternofiliales en el Estambul de los 80 hasta la actualidad.

En la historia de amor y parricidio que mezcla intriga, fábula y tragedia, se sirve de la imagen de un pocero y su discípulo, que él mismo conoció mientras escribía 'El libro negro', al ser vecinos de su estudio: "Lo que fue memorable para mi fue la relación que tenía un hombre de mediana edad y su discípulo, al que durante la mañana chillaba, le regañaba y le gritaba y por la noche era muy tierno".

"Por la mañana mantenían una relación de dominación, sometimiento y gritos. Sin embargo por la noche la relación cambiaba completamente y el maestro pocero se convertía en una persona afable, amable, incluso tierna", ha rememorado el autor que ha dicho tener un banco de historias enorme, que enriquece a través de este tipo de historias y encuentors que le interesan.

"Asocio esta relación paternofilial del padre pocero y el hijo aprendiz al autoritarismo (tradición cultural de mi parte del mundo) y a la individualidad (Sófocles)", ha observado el escritor en un encuentro con los medios antes de participar a las 18.30 horas de este martes en el festival Kosmopolis del Centre Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB).

"PADRE AUSENTE"

Pamuk, que imparte clases en la Universidad de Columbia, ha rememorado la figura de su "padre ausente", y lejos de afirmar que la novela busca ser una reconciliación con su padre, ha dicho que, si echó de menos afecto y ternura, por contra ganó libertad, y la posibilidad de poder ser artista y escritor.

Su padre tenía una gran biblioteca y era un "librepensador" que bebía de la literatura occidental, de autores como Jean Paul Sartre, y a diferencia de sus amigos le imprimió otros valores alejados de modelos de poder y autoridad, como guardia civiles y militares.

METÁFORA DEL POZO

Preguntado por esta cuestión, ha explicado que la metáfora del pozo bebe de la gran tradición literaria de Oriente Medio, en que el agua escasea, y encontrar agua se convierte en un elemento fundamental: "Donde encuentres agua podrás asentarte y podrás crear civilización".

Al inicio del encuentro, su editor en castellano, Claudio López, ha expresado la voluntad de Pamuk de no centrar la rueda de prensa en cuestiones políticas, después de que el autor haya sido denunciado por criticar el genocidio armenio.

De entrada, Pamuk ha recordado su anterior visita al CCCB en que alzó una "defensa entusiasta de la UE" y un periodisita veterano de la sala le aseguró que Turquía acabaría ingresando en la Unión, ante lo que ha lamentado que la entrada de esta república a la comunidad europea no se ha llegado a cumplir.